No, no es una tautología. Lo que quiero decir es que si no repunta el consumo interno no habrá forma de reactivar la economía española, cuya actual momento puede describirse con la palabra fragilidad. Basta con que Rusia bloquee las exportaciones de frutas y verduras para que volvamos a jugar con las cosas de comer o a pagar por no producir.

Ni las siempre deseables exportaciones pueden compensar la pobreza interna. Si el español no consume -y no consume porque no tiene dinero para consumir- no hay nada que hacer. Y si el español no llena los lugares de vacaciones, el turismo de extranjeros no será rentable: son muy pocos.

La subida del salario mínimo interprofesional (SMI) para 2015, de forma significativa, no es solo justa, es también necesaria

¿Cuál es la receta para España Pues ahora mismo menos Estado, lo que significa menos propiedad pública y más propiedad privada. Ojo, como recordamos siempre en Hispanidad, propiedad privada pequeña -no pp, sino ppp-.

Y luego mejores sueldos y más facilidades para los que buscan su propia máquina de facturar. De esto, todavía no se ha dado cuenta don Mariano Rajoy.

El Gobierno popular ha hecho esfuerzos meritorios -bueno, lo hemos hecho los españoles- para reducir el déficit fiscal. Y eso es bueno, pero no se puede reducir el déficit operando sólo sobre los ingresos, los públicos y los privados. Es decir, aumentando impuestos y reduciendo salarios. Probablemente debió hacerse antes pero es el momento de reducir impuestos directos y, sobre todo, de subir el salario mínimo interprofesional.

Días atrás, Hispanidad preguntaba a la ministra de Trabajo, Fátima Báñez (en la imagen) si 2015 sería el año de una subida significativa del atascado SMI español (754 euros brutos al mes). Pues bien, la ministra nos respondió que aún es pronto para decirlo. Ahora bien, lo que tiene en mente es una subida del SMI del 1% para 2015. Con todo respeto, ese porcentaje es un cachondeo. Un 1% de 754 supone 7,54 euros brutos más. Es decir, que el SMI español se quedaría en 762 euros. ¡Qué subidón!

Pues si la competitividad aumenta y llevamos años de reducción de salarios, o al menos de estancamiento, ¿por qué no había de ser 2015 el año de los salarios Por las razones antedichas, es justo y necesario. Pero en la proporción debida: si el SMI español quiere aproximarse al europeo, lo lógico sería una subida lineal hasta las 1.000 euros brutos por mes. Y aun así nos quedaríamos en la media de los países de nuestro entorno.   

Ya lo dice Manuel Pizarro: el dinero donde mejor está es en el bolsillo de quien lo ha ganado. Pues eso.

Eulogio López

[email protected]