El secretario general de la Confederación Española de Policía, Ignacio López, revela a Hispanidad que el Plan de reinserción de etarras es "cínico y sobre todo injusto para aquellos que han sido las víctimas"La organización juvenil Segi ha anunciado su disolución después de varios años sufriendo un intenso acoso policial con numerosas detenciones. Segi históricamente ha sido la parte del entramado etarra sobre la que recaía la responsabilidad de llevar a cabo las acciones de 'kale borroka' y había sido ilegalizada por actuar como la cantera de la banda terrorista ETA. Especialmente en los últimos años, se ha visto sometida a un fuerte acoso policial con decenas de arrestos de sus integrantes. El anuncio de la disolución de Segi se une a la desintegración el mes de octubre de 2011 de Ekin, considerada como los guardianes de la ortodoxia etarra dentro de todas las estructuras del entorno de la banda terrorista.

En declaraciones a Hispanidad, el secretario general de la Confederación Española de Policía, Ignacio López, ha afirmado que "cualquier organización de carácter terrorista, como Segi o cualquier otro satélite de la matriz ETA, que desaparezca siempre se tiene que contemplar desde un punto positivo. También es positiva la constatación que ellos mismos reconocen que se debe a la presión policial y a los continuos descabezamientos de ese entramado de carácter terrorista".

Sin embargo, "eso no es óbice -ha apuntado López- para que mantengamos las espadas en alto en el sentido de avisar a las autoridades políticas de que no nos podemos relajar, a pesar de las últimas detenciones, a pesar de cierto aire triunfal que emana por parte del Ministerio del Interior". "Avisamos de que toda la capacidad de destrucción y de hacer daño sigue estando activa". "Es cierto que (ETA) está ya en una situación operativa débil, pero  nuestra obligación como policías y la obligación de los políticos como representantes del pueblo es acabar con ellos como se debe acabar: con el Estado de derecho, a través de las detenciones y a través de la justicia".

López ha añadido que "el hecho de que Segi se haya disuelto voluntariamente -en el marco de no sé qué estrategia que seguramente intentarán trasladar como un acto de buena voluntad o de predisposición hacia la normalización, en ese lenguaje atroz y pervertido- no significa que desde la Policía nos vayamos a cruzar de brazos. Hay muchos miembros de Segi que tienen causas abiertas y  nuestro afán va a ser -independientemente de la disolución del grupo como tal- su detención y puesta a disposición judicial". "Nosotros, la policía, no podemos pasar página en tanto que la justicia no dé por finiquitado a esta banda terrorista y sus satélites".

Preguntado por si cree que es un engaño de ETA, otro más, o un paso real hacia la disolución, López ha respondido: "Los engaños de ETA hacen efecto en quien se deja engañar. ETA, a lo largo de su historia y por esencia de una banda terrorista, es mentirosa". "Nosotros, los policías, no nos dejamos engañar. Sus satélites están dando las últimas bocanadas de aire, pero esas bocanadas sólo obedecen a la enorme efectividad de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, a Policía y Guardia Civil, y a la continua acción judicial". Por eso, ha dicho que van a seguir trabajando para "ponerles a todos entre las cuatro paredes de la cárcel y ese es el único horizonte que se les puede trasladar con firmeza. El político que tenga la tentación de jugar con ellos, de entrar en su lenguaje, de negociar, no sólo tendrá el desprecio de los policías y de las víctimas sino que a buen seguro será un fracaso en su trayectoria política".

En este sentido, acerca de la opinión que le merece el 'Plan de reinserción' de etarras ideado por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha señalado: "No estamos de acuerdo porque un señor que lleva los últimos 20 años de su vida en la cárcel por haber asesinado a sangre fría a personas, 20 años después no me puede venir con arrepentimiento, es inviable en un planteamiento de moralidad objetiva de cualquier ciudadano". "Ahora mismo se están replanteando el mandar cartitas y hacer ese tipo de gestos para beneficiarse de esa situación. ¿Por qué estos señores no se arrepintieron a mitad de los 80, o de los 90 ó de la década pasada? Porque no tenían expectativas. Si ahora les ponemos expectativas, ante un horizonte de cárcel o la posibilidad de que a través de gestos que no satisfacen a nadie puedan evadir la acción de la justicia, y eludir la pena que les quede, lo van a hacer. Nosotros no estamos a favor del plan de reinserción, nos parece cínico y sobre todo injusto para aquellos que han sido las víctimas y hemos estado en el ojo del huracán durante toda la existencia de ETA. Es absolutamente injusto y por tanto no lo apoyamos".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]