Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid y Ana Botella, alcaldesa de la capital

 

No es que Esperanza Aguirre vaya a repetir una segunda legislatura, es que tiene previsto no acabar la actual. Sabe que con Mariano Rajoy nunca dará el salto a la política nacional. Total, que Aguirre quiere marcharse y dejar el cargo al vicepresidente Ignacio González, en un plazo no superior a año y medio. Por de pronto ya le ha librado de Francisco Granados, recluido en el aparato del PP madrileño.

Cosa bien distinta ocurre con Gallardón. Si hemos de hacer caso de las manifestaciones del alcalde a sus íntimos, Gallardón sería el próximo ministro de Justicia, que ya se sabe que hay que llegar a ministro aunque sea de Marina. Pero insistimos: esto último Hispanidad lo ha escuchado a gallardonistas, no a marianistas.

Eulogio López

[email protected]