¿Qué ocurrirá en España? "La ley va contra las páginas de descargas, no contra los usuarios", ha declarado Wert

 

El panorama, para la libertad de los internautas no puede presentarse como más desolador. Todo sea para proteger los intereses de las multinacionales. Mientras el enchironado fundador de Megavideo  ha sido convertido en el ogro malvado y glotón del cuento de las judías virtuales, en el  Reino Unido se amenaza a los usuarios con penas de hasta diez años de cárcel por descargar música de forma ilegal. Ahora queda por ver cómo el Gobierno de España articula la famosa ley Sinde, reformada ya con el apellido del nuevo ministro como Ley Sinde-Wert. En declaraciones a los asistentes al Foro Nueva Sociedad, patrocinado por Abertis, el ministro señaló que la ley, pendiente aún de un recurso presentado por la Asociación de Internautas, entrará finalmente en vigor en marzo de 2012, y adelantó que tratarán de articularla de forma que sea adecuada al mundo virtual en el que nos movemos y al mismo tiempo proteja los derechos de autor.

Según José Ignacio Wert, la ley pretende ir contra las empresas, no contra los usuarios, y sería impensable que se produjeran situaciones como las que se están viviendo en Reino Unido y otros países de Europa. "No es el planteamiento jurídico que tenemos. Los objetivos son las webs de enlaces y descargas, no los usuarios finales".

Fuentes del sector discográfico han manifestado que no es una buena forma de empezar a perseguir la piratería hablar con tanta cautela. El Partido Popular en el gobierno es consciente de la impopularidad de la Ley Sinde, y también tiene que cumplir con las presiones transnacionales al respecto, incluidas las del Presidente de los Estados Unidos, obsesionado por proteger los intereses de las multinacionales americanas que pierden miles de millones de dólares por culpa de la piratería informática en todo el mundo. Sólo en España se cifran las pérdidas en 11.000 millones por descargas ilegales de películas y música.

Parece ser que el Ministerio está buscando una solución estable en materia de derechos de autor, lo que requeriría de una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, "una ley centrada en claves digitales", fueron las palabras del ministro, con el fin de estimular la industria de este tipo de contenidos.

Sara Olivo
[email protected]