Es decir, la culpa no es del Gobierno: en tal caso, del PP. ¿Cuál es el equipo económico del candidato?

Los viejos socialistas se asombran de que Rubalcaba no tenga equipo económico. Incluso se le ha pedido que piense en recuperar a Pedro Solbes, que aunque fracasó al afrontar la crisis -y al negarla- al menos todavía posee la vitola de buen gestor o, al menos, de buen administrador.

Sin embargo, lo que Rubalcaba transmite a sus colaboradores más dóciles, como Elena Valenciano o el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, ha sido otra cosa: no se trata de proponer grandes ideas en materia económica sino en dos líneas: acusar al PP de estar preparando recortes sociales -muy cierto, son necesarios aunque Rajoy mienta- y en asegurar que la crisis es mundial y que nosotros no tenemos culpa de ello y no podemos arreglar solos el desaguisado. Es cosa de Bruselas, o del G-7, etc.

Naturalmente, la consigna de Rubalcaba se asienta en ocultar un secreto a voces: la crisis es mundial, todo el mundo la ha sufrido, pero la diferencia estriba en que en España la tasa de paro es más del doble que la media de la OCDE y que la media europea. Es decir, que la crisis es mundial, pero a algunos nos afecta más que a otros.

Por eso, Rubalcaba no se está esmerando en contar con un equipo económico. Además, cuenta con la ventaja de que Rajoy no dice lo que va a hacer. Por eso, Rubalcaba prepara una campaña política para tiempos de crisis económica.

Eulogio López

[email protected]