Los sindicatos policiales advierten que se han creado brigadas organizadas

Lo que fue un movimiento de protesta contra los mercados financieros y la corrupción de las democracias occidentales y que se extendió por varios continentes durante la última quincena de mayo, es decir, el 15-M, se ha convertido en un problema de orden público. No sólo porque el desalojo de la Puerta del Sol ha provocado desórdenes sino porque en el céntrico barrio de Lavapiés, donde abunda la migración musulmana, la policía denuncia que se están creando brigadas organizadas paralelas al 15-M donde los indignados muestran su verdadero rostro que es el de imponer su ley al margen de la fuerzas de seguridad, que no es otra que la ley de la selva.

Especialmente preocupante es esta situación en el barrio de Lavapiés con abundancia de inmigración marroquí, muchos de ellos teledirigidos por el régimen de Mohammed VI de Marruecos tal y como informase el diario El País en un fantástico reportaje en días previos.

Andrés Velázquez

[email protected]