• Las renuncias de Ted Cruz y John Kasich dejan el camino libre a Donald Trump para convertirse en el candidato republicano.
  • Mientras que en el bando demócrata, Hillary Clinton mantiene casi intacto su liderazgo, con 1.700 delegados, frente a 1.410 de Sanders.
Las renuncias de Ted Cruz y John Kasich dejan el camino libre a Donald Trump para convertirse en el candidato republicano en las próximas elecciones presidenciales en EEUU. El rotundo triunfo de Trump en las primarias de Indiana provocó la retirada de sus rivales republicanos. Trump se convertirá en el candidato republicano para alcanzar la Casa Blanca en la convención de julio, que se celebra precisamente en la ciudad de Cleveland, en el estado de Ohio. Entretanto, en el bando demócrata, Hillary Clinton mantiene casi intacto su liderazgo, con 1.700 delegados, frente a 1.410 de Sanders. Si se tienen en cuenta los superdelegados -aquellos que el partido manda a la convención, y que por el momento apoyan mayoritariamente a Clinton- la ventaja para la ex secretaria de Estado sigue igual de apabullante: 2.220 delegados frente a 1.449 de Sanders (para conseguir la nominación se requiere el respaldo de 2.383 delegados). De esa manera, en EEUU es casi segura la disputa por la Presidencia entre una abortista declarada  -Hillary Clinton-  y un arrogante xenófobo como Donald Trump. Y esto no es bueno ni para EEEU ni para el mundo. Andrés Velázquez [email protected]