• La primera reacción ha sido claramente bajista (con caídas del 1% en las plazas europeas), pero la corrección ha durado poco.
  • En las bolsas asiáticas ha sucedido lo mismo y han cerrado en verde.
  • El efecto se ha sentido más en el petróleo y el oro: el crudo interrumpe su racha bajista y el metal precioso vuelve a ser refugio.
  • Las pérdidas en bolsa se han concentran en los sectores más afectados por el 13-N: el turístico (Accor) o las aerolíneas (IAG, Air France o Lufthansa).
Era previsible que los atentados yihadistas del viernes en París afectaran a los mercados -bolsas y materias primas- y así a ha sido, aunque en los primeros compases de la apertura. El rojo ha sido la nota dominante en la renta variable y las caídas rondaban el 1% en París, Fráncfort, Milán o Madrid. Relativamente poco después, no obstante, las pérdidas se han concentrado en los sectores más directamente afectados por los ataques del Estado Islámico: turismo y viajes. Hay que matizar que la tendencia en las bolsas ya fue bajista la semana pasada en Europa y Wall Street. El índice Dow Jones cayó un 1% el viernes y cerró su peor semana (-3,6%) desde agosto y lo mismo ocurrió en el tecnológico Nasdaq (-4,3%). Lo que han provocado los atentados, por tanto, es más un movimiento en esa misma tendencia y el refugio en valores más seguros, como los energéticos. Lo mismo cabe decir de las bolsas asiáticas. Las pérdidas, mientras se evaluaban las consecuencias de los atentados o la intensificación de los ataques en Siria, han menguado después y han cerrado en positivo. Las pérdidas en Europa, este lunes, se concentran en las compañías afectadas directamente el 13-N. IAG es, por ejemplo, uno los valores que más cae en el Ibex, entre un 3% y un 4%. Y lo mismo sucede con Air France-KLM (entre un 5% y un 6%), Lufthansa (-3%) o Ryanair (entre un 1% y un 2%). Por el mismo motivo, la penalización se traslada a otras compañías vinculadas con el turismo como el grupo hotelero Accor (-8%), dentro de índice Cac parisino, el grupo de lujo LVMH (-3%), el distribuidor Kering (-3,06%), el operador de aeropuertos ADP (4%) o Eurotunnel (casi un 5%). Los valores energéticos, sin embargo, suben como consecuencia de la subida de los precios de petróleo. Y también compañías como Airbus ( 2%). Y es que situaciones con como la de este lunes, las oscilaciones suelen reforzar el petróleo o el oro. En el primer caso, los mayores volúmenes de negociación en los futuros han detenido la tendencia bajista. Mientras, el petróleo en Estados Unidos sube 19 centavos, hasta 40,93 dólares por barril, y Brent, de referencia en Europa, avanza 35 centavos, hasta 44,82. El oro, mientras, el refugio por excelencia en situaciones de incertidumbre, sube en torno a un 1%, después de dos semanas a la baja. Rafael Esparza [email protected]