• Y Pablo Iglesias se muestra entusiasta. Al final, Podemos fagocitará al PSOE.
  • Lo cual ahondará más en la España cainita, cada vez más palpable.
  • Entre otras cosas, porque, para gobernar, además de a Podemos, el PSOE necesitará de comunistas e independentistas.
  • Por ahora Pablo Iglesias todavía no cede y sigue exigiendo referéndum de autodeterminación.
  • No se apuren, cederá. Es el paripé necesario para tranquilizar a Ada Colau, a las Mareas y a Compromís.
  • Al final, la historia dice que cuando se unen socialistas y comunistas pierden los primeros y ganan los segundos.
  • La historia de Pablo Iglesias es la historia de Hugo Chávez: ganar en las urnas hasta conseguir no depender de las urnas.
  • En el otro lado, todo marcha: Rajoy sigue siendo "el candidato del PP" a La Moncloa. Excusatio non petita…
La noche del domingo 20 de diciembre, tras conocerse los resultados, Hispanidad tituló que los españoles deberían irse acostumbrando de nuevo a luchar contra el comunismo. Comunismo bolivariano, pero comunismo al fin. O Neocomunismo, si lo prefieren, que es la misma tiranía de siempre sólo que ahora intenta, y a veces lo consigue, llegar al poder por el camino de las urnas. Y también publicábamos el curioso caso de un personaje llamado Pedro y apellidado 'ambición suprema', quien aspira a ser presidente del Gobierno con 90 diputados sobre 350 y tras haber obtenido los peores resultados del PSOE a lo largo de toda la democracia. quesocongreso Pues a lo mejor lo consigue. Mañana del lunes: todas las advertencias de los barones regionales sobre el pacto con Podemos se fueron al garete. El domingo pactó que él "jamás aceptaría" un referéndum de independencia y que nunca cedería en esto ante Podemos. Sabe perfectamente que Pablo Iglesias acabará por ceder, cuando tranquilice a sus bases catalanas, gallegas y valencianas, una panda de desequilibrados que piden derecho a la autodeterminación pero para no ejercerlo: si pueden ganar el poder en toda España, ¿por qué conformase con un trozo? Además, Pablo Iglesias, mucho más inteligente que Pedro Sánchez (ambos en la imagen), sabe que siempre que se han unido socialistas y comunistas los primeros han perdido y los segundos han fagocitado a los primeros. De esta manera, tras hacer presidente a Pedro Sánchez, le someterá a un chantaje permanente mientras consigue que todo el mariachi comunista, nacionalista, independentista e incluso filoterrorista (no se asusten, Podemos ha fagocitado a Bildu en zonas como Vascongadas y los filoterroristas ya están en el espíritu de Podemos e IU) le deba la entrada en la esfera de poder político. Y ya saben: la historia de Hugo Chávez, es decir, ganar en las urnas hasta conseguir no depender de las urnas. Por tanto, el Frente Popular, parecido al de la II República y con mayor componente centrífugo, puede ser una realidad en España gracias a Pedro Sánchez. Y el Frente Popular animará el cainismo español y, con un poco de suerte, llamará a la guerra civil. Que no será una guerra de trincheras sino una guerra de todos contra todos y, en especial, del nuevo comunismo contra el viejo cristianismo, que será la víctima propiciatoria del Frente Popular controlado por Podemos: no lo duden. Sí, Pedro Sánchez ha ganado en la lucha civil del PSOE. La noche del 20 de diciembre estaba abocado a una dimisión honrosa o a un cese vergonzoso. Hoy pretende ser presidente del Gobierno aunque eche a todo un país en manos del Frente Popular. Algo falla en el sistema electoral español si este personaje logra llegar a la Moncloa. Mientras, en el otro lado, todo marcha: Rajoy sigue siendo "el candidato del PP" a La Moncloa: Excusatio non petita… Lo ha dicho Maíllo, uno de los grandes sosos tras los que se parapeta Rajoy. Y la vicepresidenta Soraya calla. A lo suyo: cuando vienen mal dadas ella siempre se pone de perfil. Eulogio López [email protected]