• El presidente del Gobierno trata de empatizar con los ciudadanos al darles las "gracias por sus esfuerzos".
  • Rubalcaba le acusa de llevar dos años "recortando derechos sin crear empleo".
  • Mientras que el portavoz de Izquierda Plural, Joan Coscubiela, le espeta: "Gracias por su cuento de la lechera, pero la gente no puede esperar".
Poco antes de la sesión de control al Gobierno en el Congreso, y en declaraciones a los medios, una vez más, el presidente, Mariano Rajoy (en la imagen) se ha justificado por las medidas tomadas en que su Ejecutivo se ha visto "obligado" a tomar decisiones para afrontar la crisis, pero ha subrayado que "ahora ya las cosas están un poco mejor". "Los españoles pueden tener la total y absoluta certeza de que esta situación la vamos a superar". "Han sido dos años muy intensos, las cosas no eran fáciles y siguen sin serlo. Pero creo que se ha trabajado bien".

En un esfuerzo por empatizar con los ciudadanos -tal y como le reclaman desde algunos sectores-, Rajoy ha dado las "gracias" a los españoles por los esfuerzos realizados. "Quiero dar las gracias a los españoles porque sé que hay mucha gente que viven en momentos de dificultad".

Y ha añadido que su Ejecutivo va a seguir "trabajando" y "haciendo reformas". "Creo que ya empezamos a sentar bases sólidas y España volverá a ser lo que todos queremos que sea en un plazo de tiempo no muy largo".

El portavoz de Izquierda Plural, Joan Coscubiela, le ha espetado ya en la sesión de control: "Gracias por su cuento de la lechera, pero la gente no puede esperar". A lo que Rajoy ha respondido que el "mayor enemigo del Estado del Bienestar" son unas cuentas públicas "insostenibles" y ha reiterado que el objetivo de su política es crecer y crear empleo.

Por su parte, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha acusado al presidente de llevar dos años "recortando derechos sin crear empleo" y le ha pedido que presente ante el Congresos sus propuestas para usar los 1.800 millones de euros que corresponden a España dentro del plan de la UE para el fomento del empleo juvenil.

Y Rajoy le ha replicado que sus recetas "no valen" porque dejaron más de tres millones de parados. Dicho esto, ha defendido sus  decisiones durante estos dos ejercicios, basadas en dos pilares fundamentales: las reformas estructurales "de calado" y las medidas "específicas" para luchar contra el paro juvenil.

Andrés Velázquez
[email protected]