• La vicepresidenta del Gobierno no ha querido desvelar las medidas que tomará el Ejecutivo tras el anuncio de Mas: "El Gobierno no va a trabajar sobre hipótesis", ha señalado.
  • La esencia del asunto: la consulta soberanista "compete a la soberanía, al conjunto del pueblo español".
  • Por lo tanto, "no hay nada que discutir ni negociar".
  • En cualquier caso, el Gobierno garantiza la protección de todos los catalanes para que se vean lo menos perturbados y perjudicados posible.

Ha sido un amenaza velada, pero amenaza a fin de cuentas. Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes, la vicepresidenta del Gobierno ha llegado a afirmar, ante la insistencia de los informadores, que el Ejecutivo puede aplicarle a Cataluña la ley de estabilidad presupuestaria que permite la intervención de una autonomía por parte de la Administración Central.

"Tenemos que ser conscientes que tanto en el FLA (Fondo de Liquidez Autonómica) como en el plan de pago a proveedores, el Gobierno está supliendo las necesidades de financiación" de las regiones, ha añadido.

Aunque le han insistido, Soraya Sáenz de Santamaría no ha querido desvelar las medidas que tomará el Ejecutivo tras el anuncio de la consulta nacionalista. "El Gobierno no va a trabajar sobre hipótesis", ha dicho. Es decir, hasta que la consulta no tenga una base oficial, el Gobierno no hará nada, fundamentalmente porque no puede. Y hasta la fecha, el bi-referendum catalán no ha pasado de ser una declaración en una rueda de prensa.

Sea como fuere, la número dos del Gobierno ha ido a la esencia del asunto: la consulta soberanista "compete a la soberanía, al conjunto del pueblo español", ha señalado. Por lo tanto, "no hay nada que discutir ni negociar", ha subrayado.

En cualquier caso, el Ejecutivo seguirá garantizando la financiación a Cataluña y seguirá trabajando para que los ciudadanos de esa comunidad autónoma se vean lo menos perturbados y perjudicados posible. "Por irresponsabilidades de otros gobiernos no vamos a perjudicar a los proveedores ni los servicios sociales" de Cataluña, ha asegurado.

Sáenz de Santamaría también ha lanzado alguna pullita a Artur Mas (en la imagen). Ha recordado que hay cinco CCAA que no han cumplido con la consolidación fiscal y tienen cerrados los mercados. Entre ellas se encuentra Cataluña.

Según la vicepresidenta, Hacienda ha realizado un informe sobre el grado de cumplimiento de la ley de estabilidad presupuestaria relativo a 2012 y 2013. Pues bien, en 2012, la reducción del gasto fue de 32.000 millones de euros, lo que permitió transferir 9.420 millones de euros a la Seguridad Social. Así, la reducción general de gastos fue de 21.000 millones.

Pablo Ferrer

[email protected]