• En una entrevista con AIN, explica que llegó a España en una 'patera' por el Estrecho de Gibraltar: hace apenas tres meses fue ordenado sacerdote.
  • Cuenta la violencia del grupo yihadista Boko Haram contra los cristianos nigerianos.
  • Los terroristas rechazan totalmente cualquier cosa que proviene de fuera: la civilización, la educación y la formación cristiana.
  • Pero pese a ello, destaca que muchos han perdonado. "El amor sobrepasa todo; es la única arma contra la violencia", asegura.
  • Ayuda a la Iglesia Necesitada ha organizado una campaña de ayuda a los cristianos nigerianos.
En el contexto de su campaña de ayuda a los cristianos de Nigeria, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha entrevistado al  P. Kenneth Iloabuchi, un sacerdote nigeriano incardinado en la Diócesis de Murcia. Llegó a España como tantos miles de africanos que buscan un porvenir en Europa, cruzando en una 'patera' el Estrecho de Gibraltar. Hace apenas tres meses fue ordenado sacerdote. Según explica, los cristianos de Nigeria han sufrido la violencia y la discriminación pero su respuesta es el perdón. El P. Kenneth conoce esta realidad desde que era pequeño.

Durante la entrevista, se ha referido al grupo terrorista yihadista Boko-Haram: "Hay que tener en cuenta que el grupo terrorista Boko-Haram es un grupo minoritario de la religión musulmana. Ellos han intentado presentar a los cristianos como los enemigos de Islam. Rechazan totalmente cualquier cosa que proviene de fuera, como la civilización, educación y formación cristiana. Desde luego, han propagado la ley islámica de la Sharia entre los musulmanes para que sea la ley que rija toda la zona del norte de Nigeria. Hay muchas personas que han sufrido y siguen sufriendo en el norte de Nigeria solo por el hecho de ser cristianos. Dolorosamente a muchos de ellos les va a costar perdonar. Es muy difícil el diálogo con los terroristas porque no tienen rostro, nadie sabe a quién hay que dirigirse para hablar con ellos. Son desconocidos y están bien establecidos en el norte del país".

Pero lo más impresionante es que hay muchos cristianos que sí han perdonado, como cuenta el Padre Kenneth Iloabuchi: "Hace dos años el grupo terrorista Boko Haram asesinó a 12 personas de mi pueblo que vivían en el norte de Nigeria, en una ciudad que se llama Maiduguri. El entierro de los asesinados fue celebrado en mi pueblo. El testimonio más grande fue el de estas familias que han sabido acoger la situación de la muerte de los suyos como la voluntad de Dios; sobre todo el gran testimonio de perdonar a los terroristas que asesinaron a los suyos. Esto coincidió con el testimonio de una mujer católica que fue entrevistada después de perder a su marido y a toda su familia a manos de los terroristas de Boko-Haram. Ella, cuando fue preguntada por lo que pensaba, contestó que de la misma manera que Jesús perdonó a los que le mataron, ella perdonaba también a los que le habían quitado la vida de su marido y a sus hijos".

El padre también aporta posibles soluciones: "El amor sobrepasa todo. Es la única arma contra la violencia. La Iglesia de Nigeria y los cristianos nos enseñan que es posible amar incluso en la dificultad y el desamparo. "Hay que amar hasta que te duela", nos decía la beata Teresa de Calcuta. El amor hasta dar la vida, es y debe ser la identidad de cada cristiano. Es posible que no exista un camino fácil para acabar con los conflictos que ha ido generando Boko-Haram. Pero los problemas no nos superan. Lo único que necesitamos es seguir trabajando por el diálogo. Espero que la firme decisión de los cristianos de Nigeria de no responder con la violencia sea una enseñanza para todos los cristianos de en medio de los sufrimientos y fracasos son capaces de amar y seguir perdonando".

Y sobre el trabajo de AIN para ayudar a los cristianos de Nigeria, afirma: "Para mí, es una gran noticia saber que AIN está apoyando a Iglesia católica de Nigeria. Es una Iglesia joven en el país más poblado de África. Es importante en este momento de sufrimiento y de dolor para la Iglesia de Nigeria el tener el apoyo internacional y la comprensión del resto de los hermanos cristianos. Es un motivo de esperanza el poder volver a reconstruir las iglesias y fortalecer a las personas creyentes y su testimonio martirial. Espero que AIN trabaje con la conferencia Episcopal de Nigeria y la Nunciatura de Nigeria en la coordinación de esta gran tarea. Deben seguir buscando la manera para ayudar a las familias que han perdido gran parte de la esperanza, incluso la vida de sus seres queridos para que ellos poco a poco recobren las fuerzas para vivir y llevar adelante su vida".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]