• Es la pregunta del momento, dado que el Gobierno ha dado por concluido el rescate bancario.
  • Y otra media verdad: el dinero público se ha empeñado en salvar bancos.
  • Pensiones, subsidio de paro e intereses de la deuda suponen la mitad del gasto público. Un panorama como para echarse a temblar.
  • La España deudora deuda se situará en el 99% del PIB en 2014 y en el 100% en 2015.
  • El gobernador lo considera el mayor reto al que nos enfrentamos y que no se reducirá así como así.
  • El 6,5% de déficit público para 2013 puede conseguirse.

El gobernador del Banco de España no ayuda mucho al ministro de Economía, Luis de Guindos, a la hora de lo que ya empieza a calificarse como la pregunta del momento en la economía española: el Gobierno Rajoy lleva tanto tiempo agrando que resulta más barato salvar bancos que liquidarlos que ahora todo el mundo le pregunta por ello: si el rescate bancario ha terminado, ¿cuándo y cuánto dinero público empleado en el salvamento se va a recuperar Todo ello, ante la próxima subasta (día 13 de diciembre) de Novagalicia Banco (NCG).

Por ejemplo, se lo han preguntado a Luis María Linde (en la imagen), gobernador del Banco de España, durante su comparecencia, mañana del lunes 25, en la Comisión de Presupuestos del Senado. Y, sincero que es el muchacho, ha respondido que no sabe cuánto costará el rescate bancario con fondos públicos, ni cuánto dinero se recuperará, ni cuándo. Está claro que su respuesta ha sido sincera.

Y otra verdad a medias, o gran mentira: esos fondos se han proporcionado para salvar los depósitos de los clientes. Hombre no, gobernador, cuando capitalizas un banco, en lugar de liquidarlo das dinero para el conjunto de la entidad y sus gestores lo emplean para reforzar la solvencia, no para salvar depósitos. De esta forma, se salva a inversores como preferentistas o tenedores de deuda subordinada, además de a los depositantes. Precisamente, si hubieran liquidado entonces sí podría decirse que se había utilizado para pagar los 100.000 euros por depositante a los que está comprometido el Estado.

Si hablamos de Macroeconomía, Luis María Linde defendió la posibilidad de cumplir con el déficit público para este año, que se pretende cerrar en el 6,5%. Difícil, pero no imposible.

Pero, sobre todo, aludió a la cuestión de fondo cuando hablamos de déficit: el gobernador recordó a sus señorías que pensiones, subsidio de paro e intereses de la deuda se llevan el 50% del gasto público. Un panorama como para echarse a temblar, porque es un pasivo creciente y porque imposibilita cualquier tipo de inversión o de reducción de impuestos.

Eulogio López

[email protected]