• Los banqueros aducen ante los tribunales que el instituto inspector les permitió todo aquello que ahora les acusa.
  • Lo mismo se repite en los casos como Bankia y la CAM.
  • El caso más sorprendente: el de Blesa y la compra del City National Bank de Florida.
  • Y lo más llamativo es que ningún juez ha cuestionado a Miguel Ángel Fernández Ordóñez mientras media clase bancaria está en los tribunales.

Lo que está ocurriendo en el sector financiero tiene mucha miga, y no estamos hablando de la morosidad, ni del crédito ni del resultado de las entidades. Hablamos de la responsabilidad del Banco de España en la crisis.

Resulta cuanto menos llamativo que, mientras media clase bancaria está en los tribunales, el máximo responsable del Banco de España desde 2006 hasta 2012, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), no haya sido cuestionado por ningún juez. Y eso que los banqueros aducen ante los tribunales que el instituto inspector les permitió todo aquello que ahora les acusa.

El último en hacerlo ha sido el expresidente del Banco Pastor, José María Arias Mosquera (en la imagen), que este martes ha declarado ante la titular del juzgado número 3 de La Coruña que su actuación estaba "amparada en el Banco de España".

Arias Mosquera está imputado por los presuntos delitos de administración fraudulenta, delito societario, falsedad documental y dos delitos relativos al mercado y los consumidores, así como de un delito de estafa.

Según el despacho de abogados que representa al querellante, un pequeño accionista de la entidad, éste demuestra, supuestamente, que "las cuentas de la sociedad eran falseadas mediante una trama financiera articulada con sociedades de las que el propio Banco Pastor era propietario".

Sin embargo, según el abogado de este querellante, en su declaración ante el juez, Arias Mosquera ha sostenido que el supervisor "le daba cobertura" al Pastor y que "tenían recomendaciones" que "se van transformando con el paso de los tiempos" mediante decretos para, finalmente, arreglar la situación "a base de irles inyectando, inyectando, inyectando".

En otras palabras: el Banco de España, no sólo conocía la situación del Pastor, sino que amparó todas sus actuaciones. Entonces, durante los años 2008, 2009 y 2010, el gobernador era MAFO.

Este del Pastor no es el primer caso y probablemente tampoco será el último. Aún están frescos los de Bankia y la CAM. En ambos casos, el Banco de España fracasó como inspector.

Pero el caso más sorprendente es el de la compra del National Bank of Florida por parte de Caja Madrid, entonces dirigida por Miguel Blesa. Es el más sorprendente porque Manos Limpias denunció a Blesa por comprar el citado banco a un precio demasiado alto. Miren ustedes: aunque fuera cierto que Caja Madrid pagara demasiado por el Banco de Florida, lo cierto es que la operación -y cualquier otra- tenía el visto bueno del Banco de España. Pero, por lo visto, el instituto supervisor no tiene ninguna responsabilidad en los hechos. O así lo piensan los jueces.

Pablo Ferrer

[email protected]