• Entrecanales tendrá que afrontar una fuerte reconversión para reducir su dependencia de la energía verde.
  • Y al mismo tiempo, el presidente se ve en la obligación de mantener el dividendo a toda costa ante las exigencias del grupo familiar.
  • En definitiva, una ecuación muy difícil de resolver.
  • Además, el apalancamiento continúa en niveles muy preocupantes.

Aunque eran los esperados, los resultados que ha presentado Acciona este martes no son buenos. Y no lo son, sobre todo, porque dependen de dos actividades muy castigadas actualmente en España: las energías renovables y las infraestructuras. La división de Energía representa el 77,8% del Ebitda del grupo y Acciona Infraestructuras el 10,4%.

Según la compañía, las medidas aprobadas por el Gobierno en materia energética le han costado, hasta septiembre, 137 millones de euros. Aún queda pendiente saber el impacto que tendrá el último RD-L 9/2013 y las medidas que todavía están pendientes.

Sea como fuere, en los nueve primeros meses del año, el beneficio bruto de la división de Energía cayó un 75,1%, hasta los 27 millones de euros. Eso sí, la cifra de negocio aumentó un 2,3% por la mayor carga eólica e hidráulica en nuestro país y la instalación de los 105 MW realizada en el último año.

En cuanto a las infraestructuras, la caída del negocio en España ha supuesto una caída de los ingresos del 15,2%. Muy distinto ha sido el comportamiento de la división de Agua, que ha aumentado los ingresos un 21,4%. De todas formas, su peso dentro del grupo es muy pequeño, sólo aporta el 3,2% del Ebitda. Además, la polémica surgida tras la adjudicación de Aguas del Ter Llobregat no ha beneficiado a la compañía.

Conclusión: José Manuel Entrecanales (en la imagen) tendrá que afrontar una fuerte reconversión para reducir su dependencia de las renovables. Y lo tendrá que hacer mientras mantiene el dividendo, exigencia clave de la familia Entrecanales. En otras palabras, el presidente está ante una ecuación de muy difícil solución, por no decir imposible.

Además, el apalancamiento no ayuda, aunque la deuda ha disminuido respecto a la registrada en diciembre de 2012. Esto es, hemos pasado de 7.482 millones de euros a 7.373 millones. Es 5,9 veces el Ebitda. Sin duda, un nivel muy alto, sobre todo si se pretende reconvertir el grupo.

En este contexto es comprensible que la inversión haya bajado un 47,9% respecto al año anterior. Así, hasta septiembre, la inversión neta de Acciona fue de 303 millones de euros de los que 166 millones fueron a Energía y 147 millones  a Infraestructuras.

Pablo Ferrer

[email protected]