Lo escribe la madrileña Marga en La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús (en la imagen). El valor del asunto es que lo escribe… ¡el 13 de septiembre de 2002!, siendo que la crisis comenzó en agosto de 2007 y muchos no lo quisieron reconocer hasta mucho después, hasta que resultó innegable: "Mira, hija, lo que va a pasar. Muchas economías se van a hundir. Los que antes eran ricos ahora se volverán pobres. Deudas y más deudas les comerán y desesperarán en la garras de Satanás, que se abalanzará sobre ellos para despedazarlos".

No sólo profetizó en 2002 lo que ha ocurrido sino que, además, da en el clavo cuando se refiere al sentido último, y primero, de esta crisis: la deuda. Todo el mundo le debe a todo el mundo -personas, familias, empresas y Estados- y los acreedores imponen su ley de austeridad para todos. Salvo para ellos, claro está.

Vamos, que la única solución posible a esta crisis económica es un jubileo voluntario, o condonación general de deudas, para volver a empezar. Para mí que tal cosa no va a ocurrir. En el entretanto, el mejor consejo es no endeudarse por nada del mundo. Pero lo cierto es que ya no sabemos vivir de otra forma.

Oiga, y los libros de la vidente madrileña no versan sobre economía, se lo aseguro.

Eulogio López

[email protected]