Tomás Burgos pide soluciones y diálogo social para lo que llega a calificar como despropósito que puede terminar por desajustar el sistema

-Las reclamaciones de pensiones no concedidas en años anteriores al pronunciamiento del TC supondrán un gasto no inferior 1.500 millones de euros.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgosha comparecido en la Comisión de Seguimiento y Evaluación del Pacto de Toledo, donde ha manifestado que el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre los contratos a tiempo parcial elevará la presión sobre el gasto de la Seguridad Social.

El fallo del Constitucional declaraba inconstitucional y nulo el sistema de cálculo de los periodos de cotización en los contratos de trabajo a la hora de asignar el cobro de una pensión contributiva, un método de cómputo que ya fue puesto en tela de juicio por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por considerarlo discriminatorio. La sentencia del TC señala que las reglas de cálculo son "un obstáculo desproporcionado para su acceso a la pensión de jubilación". La sentencia conlleva, entre otros efectos respecto de la cuantía de las pensiones, el cumplimiento de los períodos de carencia, aumentando con ello el número de pensiones a reconocer.

Las reclamaciones de pensiones no concedidas en años anteriores al pronunciamiento del TC supondrían un gasto no inferior 1.500 millones de euros. Por ello, Burgos reclama una solución "equilibrada y justa" que conjugue una mejor protección para  los trabajadores a tiempo parcial con la viabilidad del Sistema Público de la Seguridad Social, y señala que el Ejecutivo quiere abrir proceso de diálogo social y político para acordar una solución a este asunto, que "adecuando los niveles de protección del tiempo parcial no incluya despropósitos que terminen por desajustar completamente el sistema".

Aún así, España suma a fecha de 31 de marzo 63.469 millones de euros en el fondo de reserva de la Seguridad Social, una cifra muy superior a la de Francia (39.400 millones) y Alemania (29.400 millones). El Gobierno español cerró 2.008 con 63.008 millones de euros. Se ha incrementado por tanto, en los tres primeros meses del año un 7,2%

Andrés Velázquez
[email protected]