• El líder de Junts per Catalunya deja en manos de la Mesa del Parlament, de mayoría independentista, la decisión sobre su posible investidura telemática.
  • "Soy perfectamente investible presidente, tengo todo el derecho del mundo", añade el expresident de Cataluña.
  • Por supuesto, descarta su regreso a España si su destino es la prisión.
  • PSC, PPC y los 'comunes' se oponen a la investidura telemática o delegada; sólo la CUP reconoce la legitimidad de Puigdemont para ser el "primer candidato".
  • Fernando Martínez Maíllo (PP) avisa: "Habrá 155 hasta que haya nuevo president de la Generalitat… elegido conforme a la legalidad".
El expresident de Cataluña Carles Puigdemont (en la imagen), 'Puchi' para los amigos, ve viable gobernar desde Bruselas gracias a las nuevas tecnologías. "Hoy día los grandes proyectos empresariales se gobiernan con las nuevas tecnologías. No son las condiciones normales que nos gustaría, pero es mejor esto que desde la prisión", ha dicho este viernes en una entrevista en Catalunya Radio, donde ha explicado que la ley catalana prevé "usos telemáticos" para ejercer el gobierno, recoge RTVE. El líder de Junts per Catalunya ha dejado en manos de la Mesa del Parlament, de mayoría independentista, la decisión de decidir sobre su posible investidura telemática porque son ellos los que tienen que tomar la decisión "y no los letrados, cuyo informe no es concluyente". "Soy perfectamente investible presidente, tengo todo el derecho del mundo, espero que los derechos de los diputados sirvan para todos. Hoy soy un diputado perfectamente elegible como presidente", ha aseverado, para criticar al Gobierno de Mariano Rajoy que, en su opinión, no quiere que sea presidente sino "presidiario". El presidente del Parlament, Roger Torrent, sigue este viernes con la ronda de contactos con los grupos parlamentarios para elegir al candidato a la Presidencia en un plazo que finaliza el 31 de enero, fecha en la que se tiene que celebrar la investidura para no ir a repetición de elecciones. De momento, tanto el PSC y el PPC como los 'comunes' se han opuesto a la investidura telemática o delegada del expresident, mientras que la CUP ha reconocido la legitimidad de Puigdemont para ser el "primer candidato". Todo ello mientras el Gobierno ha dicho que tomará todas las medidas para impedir una investidura a distancia y los soberanistas estarían trabajando ya en un plan B ante una investidura que cada vez plantea más dificultades. Y desde el PP, Fernando Martínez Maíllo avisa: "Habrá 155 hasta que haya nuevo president de la Generalitat… elegido conforme a la legalidad". El líder de JxCat ha insistido que "no hay plan B al plan A, que es la restitución", por lo que no ha "contemplado" la posibilidad de ser eurodiputado para poderse quedar en Bruselas, aunque ha añadido que en "la vida no descarta nada, ni pasar 30 años en la prisión, ni 20 en Bélgica ni 10 años haciendo otras cosas". Puigdemont ha subrayado que la disyuntiva es "gobernar desde Madrid -a través del 155- o gobernar desde Cataluña y también desde Europa", descartando al mismo tiempo un regreso a España si su destino es la prisión. En este sentido, ha subrayado que el supuesto por el que renunciaría a ser candidato a la Presidencia es que "la mayoría del Parlamento de Cataluña me retirara la autoridad que me dio en la investidura -de 2015- por la que soy presidente, porque el Parlament me ha escogido y ningún parlamento me ha retirado la confianza, que es quien lo tiene que hacer". Y así, en un mensaje a ERC, ha indicado que el "plan de la restitución" de las instituciones catalanas tras el 155 "solo es uno" y en él "estamos comprometidos todos los de la mayoría" independentista del Parlament, ya que es "lo que acordamos". Andrés Velázquez [email protected]