• Y ahora Pizarro, Lasaga, Echavarría y Barreiros preparan querellas contra los Areces.
  • Lo que dificulta el acuerdo de accionistas entre IASA, Ceslar y Mancor (40%).
  • Y la vuelta al Consejo de la familia Areces.
  • El mismo miércoles 11, gélida Junta de Accionistas de Isidoro Álvarez SA (IASA).
Sobreseimiento y archivo por parte del juez de la querella penal de la familia Areces. Es decir que ya han perdido por la vía mercantil y por la vía penal tras la expulsión de Carlota Areces del Consejo de El Corte Inglés (ECI). Carlota se opuso al contrato por el que el jeque catarí Al Thani se hizo con el 10% de ECI, que en breve acabará rozando el 15%. La verdad es que el acuerdo resultó un desastre para El Corte Inglés, porque no se trata de una venta de un paquete de acciones sino de un crédito, en un momento en que las finanzas de los grandes almacenes no atravesaban su mejor momento. Y no sólo eso: recuerden que los Areces acusaban al intermediario David Barreiros, así como a Florencio Lasaga, Manuel Pizarro y Carlos Martínez Echavarría, de participar de forma ligeramente espuria en la operación. Pues bien, ahora todos ellos pretenden querellarse contra los Areces y, lo más importante, se ha roto el acuerdo de accionistas que pretendía Marta Álvarez Guil: IASA-Mancor-Ceslar. Entre las hijas de Isidoro, Marta y Cristina, Paloma García (Mancor) y los Areces se harían con cerca del 40% del capital, por encima de la Fundación Ramón Areces. Pero ese acuerdo parece ahora imposible. Sobre todo por el intermediario de la operación catarí de los grandes almacenes, David Barreiros (dispuesto a exigir a los Areces 50 millones de euros). Otros enfadados son Manuel Pizarro, Florencio Lasaga, Antonio Hernández Gil y Carlos Martínez Echavarría. En definitiva, el acuerdo, cada vez es más difícil. Pero es que, además, hay otro frente abierto. El mismo miércoles en que se conocía el auto judicial sobre la querella Areces se celebraba la Junta de accionistas de Isidoro Álvarez SA (IASA). La primera tras conocerse que César Álvarez y María Antonia Álvarez han presentado contra Marta y Álvarez Guil. En pocas palabras, la madre y el tío del presidente de ECI, Dimas Gimeno, acusan al primer accionista, las hijas de Isidoro Álvarez, de haberse levantado cerca de 200 millones de euros. Aseguran que cuando se procedió al reparto de la herencia de Isidoro Álvarez sólo quedaban en su patrimonial las acciones de ECI pero habían volado otros activos mobiliarios e inmobiliarios por cerca de 500 millones de euros. Para entendernos, Marta y Cristina Álvarez Guil poseen dos terceras partes de IASA, lo que les convierte en propietarias del 14% de ECI. Por su parte, Dimas Gimeno, su madre y su tío poseen, vía IASA, los siguientes porcentajes de ECI: 3, 2 y 2%. Total: 7%. Pero no olvidemos que los derechos políticos del 21% de ECI, propiedad de IASA, corresponden a Marta y Cristina. Eulogio López [email protected]