Al final, todo se reduce a dar órdenes con la voz en lugar de hacerlo por escrito. Por cierto, ya está confirmado: el 'Mobile' de 2019 también se celebrará en Barcelona. No nos cansaremos de insistir: la inteligencia artificial ni existe, ni existirá. Para empezar, si es artificial nunca puede ser inteligencia. A lo sumo, será construir máquinas más potentes que realicen más operaciones de una manera más rápida aún. Y, basándose en los datos que les damos, nos dirán con más o menos acierto lo que queremos que nos digan. Pero eso, ni mucho menos, es inteligencia. Al final, a lo que se reduce todo este asunto es a dar órdenes habladas a las máquinas en lugar de hacerlo por escrito, algo que tiene mucho que ver con la ley del mínimo esfuerzo. Ya no hace falta, incluso, coger el mando de la tele y darle al botón. Bastará con decirle a la tele que se encienda. Y dentro de poco, ni eso, porque como casi siempre hacemos lo mismo, en cuanto entremos en el salón, la tele se encenderá antes de que digamos nada. Y así con todo. ¿Inteligencia artificial? No. Más bien, vagancia natural. Y como no cuesta nada profundizar en la vagancia, adaptaremos los nuevos usos tecnológicos a toda velocidad. Hispanidad [email protected]