Antonio Serrano-Arnal, juez de instrucción del Juzgado número 31 de Madrid, ha decidido imputar, por su implicación en el caso Rato, a Miguel Ángel Furones (en la imagen), presidente de la agencia de publicidad Publicis y Rafael Lorca, director ejecutivo de la central de medios Zenith. El juez atribuye a los directivos, cuyas empresas fueron las responsables del diseño de las campañas publicitarias de salida a Bolsa de Bankia, varios delitos; el blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública y de corrupción entre particulares. Los mismos delitos que se atribuyen a Rato, así como al resto de imputados reconocidos en este procedimiento. Recientemente, Serrano-Arnal, ha retomado los interrogatorios de este caso. Estos comenzaron con la declaración como imputado en el proceso de José Manuel Fernández Norniella, ex consejero de Bankia y ex secretario de Estado de Hacienda. Fuentes consultadas por El Mundo ponen nombre a los nuevos imputados en este proceso entre los que se encuentran Fernando Rodríguez, consejero delegado de Zenith y Fabrizio Bini, ex trabajador del grupo que se encuentra fuera de España por lo que aún no ha prestado declaración. El caso que investiga el juez y por el que los nombres indicados han sido imputados hace alusión al escándalo que se hizo público el pasado mes de agosto. Este tiene su origen en la época en la que Rodrigo Rato era presidente de Bankia. Durante este periodo, Publicis y Zenith efectuaron, supuestamente, pagos de comisiones por un valor que ascendía a unos 800.000 euros a cambio de encargarse de la publicidad de la entidad financiera. Más de la mitad de esta cantidad fue derivada a la empresa Kradonara, propiedad de Rato. El juez también mantiene la imputación a Candi Rodríguez, directora general de Zenith y Xavier Olazábal, consejero delegado de Publicis, así como a Miguel Robledo, ex director de comunicación de Caja Madrid.

Clemente Ferrer

[email protected]