La política española pendiente de los labios de ZP. El presidente del Gobierno podría dejar su cargo el 26-M

 

Sin embargo, nadie sabe si creer en su palabra, pues ya la ha incumplido en varias ocasiones. Mientras tanto, prosigue con su labor profética y anuncia recuperación en el empleo desde este mes.

Los rumores que anunciaban una posible marcha en el mes de enero no se cumplieron porque José Luis Rodríguez Zapatero no cumplió con lo prometido a los felipistas. Él prosiguió en el sillón, respaldado por el aprobado de la canciller alemana Merkel. Pero ahora vuelven a surgir. Todo ha sido a raíz de la suspensión del acto de inicio de campaña para las municipales que se iba a celebrar en Madrid en el mes de abril y que ha sido cancelado por la directiva socialista. La excusa ha sido evitar gastos superfluos -gastos que no han impedido que se celebren otros faustos de este tipo-, pero desde el mismo diario de PRISA, se habla de una posible marcha.

Lo que sucede es que ya nadie cree en la palabra de Zapatero, sobre todo en su partido, después de haber manifestado a los felipistas su marcha en el mes de enero, y luego desdecirse tras el espaldarazo recibido tras la visita de la canciller alemana a España. Pero ante esta nueva situación bien harían los candidatos que ya han salido a la palestra como Carme Chacón o Guillermo Fernández Vara, reaparezcan -aunque este último ya lo ha hecho, pidiendo al presidente del Gobierno que diga antes de mayo si se presenta o no como candidato a las generales del año que viene.

Mientras eso se decide, José Luis Rodríguez Zapatero ha continuado este miércoles con su trabajo -como pitoniso, y también como presidente-, para afirmar que en este mes de marzo ya se empezará a percibir la recuperación del empleo -aunque seguramente será que se han eliminado de las listas del paro registrado a aquellas personas que han recibido la prestación por desempleo y que se han inscrito, por lo tanto, a algún curso de formación-. Esperemos que acierte, por si vuelve a errar, con otras muchas de sus predicciones, su fama como adivino quedará a la altura de Carlos Jesús, o Michael, o Crístofer.

Juan María Piñero

[email protected]