Yo pensaba que la agencias de riesgo se dedicaban a ponerle nota a las emisiones a la calidad crediticia de los países, pero ahora han ampliado su campo de acción y le dictan a los gobiernos, incluso antes de constituir, como el Ejecutivo del Partido Popular, a decirle cómo tienen que gobernar y qué píldoras amargas tienen que ingerir los indígenas patrios.

Es lo que ha hecho la agencia Fitch, quien insta a Rajoy a hacer reformas drásticas e inmediatas. Exigencias de unos yupis a algunos de los cuales les costaría ubicar a España en el mapa y que, al igual que los bancos de inversión, fondos y demás elementos componentes de don Mercado Financiero, les importa una higa la atención sanitaria española, la educación que se ofrece en España, el paro, la inflación y, en general, la calidad de vida en España o en cualquier otro país. Lo único que le preocupa a Don Mercado Financiero es que los intermediarios cobren sus extorsiones al erario público.

Algo marcha mal en este mundo: esto.

Eulogio López

[email protected]