Por contra, fuimos el destino líder elegido por los europeos para sus vacaciones

España es, por detrás de Rumania (7%), el país de Europa cuyos habitantes viajan menos al extranjero. Sólo un 8% de los españoles viajaron fuera de nuestras fronteras por motivos turísticos durante el año 2011 según datos de Eurostat.



Hasta Portugal y Rumanía nos superan con un 9%. Ya sea por la crisis, ya por el clima y por aquello de "como en España en ningún lado, o por el tamaño, España está a años luz de luz no sólo de países como Luxemburgo, con un 100% de viajeros que se desplazan al extranjero, sino también de Eslovenia (52 %), y Austria (50%).

La balanza entre los turistas españoles que viajan al extranjero, y los foráneos que visitan España es claramente positiva para nuestro país. España fue el destino preferido de los residentes de la Europa de los 27, al registrar en torno al 13 % de los viajes al extranjero que se realizaron en 2011, por delante de Italia y Francia, empatados con un 9%.

No es de extrañar que nuestro ministro de Hacienda, en la rueda de prensa concedida el pasado viernes al término del Consejo de Ministros, al anunciar que no iba a subir el IVA, hablara de la absoluta inconveniencia de tocar los tipos aplicables a la hostelería y el transporte "esenciales para la competitividad de nuestra economía". Ya se puede poner en Bruselas como se pongan. Aunque lo esencial en el éxito del turismo de nuestro país no sean los precios, sino el sol, los monumentos y el clima.

Sara Olivo

[email protected]