Campaña electoral a lo 15-M: darle una toba al banquero, al militar y al cura

 

El candidato a La Moncloa por el PSOE lucha ahora por ser jefe de la oposición.

Sorprendido tiene hasta a sus compañeros socialistas el vicepresidente primero del Gobierno y candidato a la Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba. Se nos ha vuelto rojo y ahora arremete contra Emilio Botín echándole encima a la abogacía del Estado en el caso de su evasión fiscal con posterior regularización. Es decir, justo lo que no hizo en las cesiones de crédito del banco Santander. No sólo eso, sino que, además, retrasa intencionadamente el indulto al consejero delegado Alfredo Sáenz tras su condena e inhabilitación por parte del Tribunal Supremo, en el caso Olabarria Delclaux. Pero el nuevo Rubalcaba rojo no termina ahí. Así, y a pesar del atentado talibán en Afganistán, con el resultado de dos soldados españoles asesinados, se empeña en reducir más el número de efectivos y el presupuesto de Defensa. Será para fastidiar a su competidora Carme Chacón.

Toba al banquero, toba al ejército y toba a los curas, porque en todos sus mítines el vicepresidente insiste en que el PSOE es el garante del derecho al aborto, la memoria histórica de la guerra civil y la ideología de género.

La verdad es que Rubalcaba ya ha arrojado la toalla. Sabe que no puede ganar las elecciones y al mismo tiempo pretende asegurarse que será el próximo jefe de la oposición socialista, cargo que le disputa tanto Carme Chacón como José Bono.

Miriam Prat

[email protected]