Tras la respuesta del FROB al comisario Almunia, dos de los tres grandes bancos nacionalizados reactivan su proceso de saneamiento: aquí no cierra nadieLa opinión del comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia sobre la posible liquidación de alguno de los bancos españoles en dificultades ha creado un revuelo de proporciones formidables. No sólo el FROB se ha negado en rotundo y ha advertido a Europa que no está dispuesto a dejar caer a ningún banco.  Además, dos de las entidades que estarían bajo sospecha del hombre cuya dimisión pide el PP han dado un paso al frente para defender su viabilidad. Y lo han hecho el mismo día y casi a la misma hora, como en la copla. NCG Banco ha enviado  un comunicado en el que señala que sigue adelante con su plan de capitalización, la única alternativa que, señalan, contempla la entidad.  El plan, aducen,  garantiza la viabilidad y la rentabilidad del banco con sede en Galicia.
Catalunya Caixa ha hecho otro tanto, aunque en su caso el mensaje fundamental es que todo sigue como estaba, en proceso para la subasta de la entidad. La postura de ambas entidades es lógica, no tanto la de los responsables del PP, quienes han pedido la dimisión de Almunia por su deslealtad con España. No es tiempo para tirones de pelo de patio de colegio. Almunia es un comisario europeo, y no da puntada sin hilo. Y ya algo se maravillaba este miércoles el secretario de Estado de Economía, Jiménez Latorre, cuando fue preguntado en rueda de prensa por Hispanidad sobre si España dejaría caer a un banco. Hay mucho nerviosismo en el Gobierno. En el resto de Europa no se estilan las luchas cainitas cuando está en juego la estabilidad del sistema bancario. La patria está por encima de todo, y las verdades como puños que ha dicho Almunia no deberían sorprender a nadie. Alguien debería explicarle algo tan sencillo como esto al portavoz del Partido Popular, Rafael Hernando.

Sara Olivo
[email protected]