Quiere que la orientación sexual se convierta en un derecho: planea presentar una declaración en la que se incluya la orientación sexual y la identidad de género como una categoría contra la discriminación

En 2008 ya se intentó aprobar una declaración semejante aunque más de 60 países se opusieron.

La lucha por la orientación sexual ha regresado al Consejo de los Derechos Humanos con un nuevo intento de la Unión Europea por incluir el comportamiento y la identidad homosexual dentro de una nueva clase de derechos. Así lo hemos sabido por la publicación C-Fam.

No es el primer intento por lograr este nuevo derecho, porque en 2006 y 2008, la UE ya intentó aprobar algo parecido, pero se encontró con el rechazo de más de 60 países. Como argumento en defensa de esta petición se presentan unas declaraciones del secretario general de la ONU, Ban-Ki moon en el que se afirmaba que la orientación sexual y la identidad de género suscitan cuestiones culturales sensibles. Pero la práctica cultural no puede justificar ninguna violación de los derechos humanos, por lo que exigió a los países la total despenalización de la ley de sodomía. Sin embargo, aunque los defensores de los nuevos derechos para los homosexuales defienden que sólo buscan protegerles ante los atropellos que sufren, lo cierto es que el panorama va más allá.

En 2007, el Reino Unido estableció una serie de reglas sobre la orientación sexual que provocó que se clausuraran las agencias católicas de adopción por negarse a confiar niños a parejas del mismo sexo. Y en este sentido, hace unos días una pareja cristiana británica fue rechazada como pareja de adopción por el hecho de que no aprobarían la homosexualidad.

Así pues, continúa el avance de la agenda del lobby gay que puede llevar a serios problemas jurisdiccionales y de hecho, a una intolerancia y persecución contra aquellos que piensen algo distinto.

Andrés Velázquez

[email protected]