Continúan las semanas de altibajos, pese a los datos que ofreció el martes el Gobierno sobre la reducción de déficit

 

El día a día es una continua lucha para el bono español a 10 años que pese a los esfuerzos y las medidas aplicadas por el Gobierno, parece que no acaba de generar la suficiente confianza en los mercados.

Este miércoles la rentabilidad del bono español ha alcanzado el 5,55%, empujada por el nuevo máximo que ha alcanzado el bono griego, donde la rentabilidad a 10 años se disparaba a los 15,86%. Así pues, el bono español a 10 años se acercaba de nuevo al umbral de los 230 puntos básicos, después de que hace apenas una semana se encontrara en los 170 puntos. Como único consuelo queda el hecho de que el resto de bonos de los países periféricos se encuentran mucho peor ya que el portugués está en 652 puntos básicos y el irlandés asciende a los 754.

Con estas cifras no parece que los resultados que presentaba ayer el Gobierno por boca de su secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, sobre la reducción del déficit público estén consiguiendo frenar las acometidas contra el bono español. Quizás la situación tampoco está tan bien.

Juan María Piñero

[email protected]