• El Tesoro ha tenido que doblar el interés para colocar 2.500 millones de euros.
  • O interviene el BCE o la deuda se come a España.
  • Mientras tanto, el presidente francés exige medidas de crecimiento.
  • El problema es la financiación de ese crecimiento: España no puede endeudarse más.
  • Y Rajoy, concreta: pide una reacción del BCE para atajar la especulación.

Este jueves, nueva subasta del Tesoro. Tras una jornada en la que la prima de riesgo superó los 500 puntos básicos, se temía lo peor, esto es, que el Estado tuviera que elevar el interés de la deuda. Y así ha sido, aunque ha colocado la casi totalidad de su objetivo, 2.500 millones de euros. Por una parte, 1.097 millones de euros en bonos a 4 años con un tipo marginal del 5,13%, frente al 3,428% de la anterior operación. Además, ha colocado 1.024 millones en bonos a tres años (vencimiento en julio de 2015) con tipo del 4,917%, frente al 4,069% de la anterior subasta. Por último, ha colocado 371 millones de otro bono a tres años (vencimiento en enero de 2015) con rentabilidad del 4,421%, frente al 2,96% al que se colocó en abril.

Está claro, o el BCE interviene y saca por fin la manguera, o la deuda se comerá a España.

Pero en este contexto de por sí complicado, François Hollande (en la imagen junto a Angela Merkel) ha dicho, por boca de su nuevo ministro de Finanzas francés, Pierre Moscovici, que se niega a firmar el pacto europeo de disciplina fiscal en los términos actuales. ¿La condición? Que incluya compromisos de apoyo al crecimiento económico.

El problema es que hay que financiar ese crecimiento, y España no tiene, en estos momentos, capacidad para hacerlo. De hecho, y a pesar de que el Ejecutivo se empeña en asegurar que cumpliremos con el 5,3% de déficit en 2012, en Europa siguen dudando seriamente del objetivo.

Con todo esto, el Gobierno ya no ha tenido más remedio que hacer un llamamiento al BCE para que actúe y ponga fin a la especulación. Lo ha hecho el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, que ha recordado que nuestro país está haciendo los deberes. Por esta razón, estaría justificado "cierto respaldo" del BCE para cortar la especulación que se ciñe sobre la deuda española.

Pablo Ferrer

[email protected]