La Obra Social "laCaixa", con el objetivo de recoger alimentos para la infancia, ha lanzado una campaña publicitaria con el eslogan "Da lo mejor de ti". En la actualidad más de 210.000 niños necesitan ayuda de forma continuada. Pero aún  queda mucho por hacer.

Unos datos que acongojan el corazón del ser humano: Cada seis segundos un chiquillo, menor de cinco años, agoniza de hambre en el universo. Y cada tres minutos han fallecido por depauperación 30 chavales. En total seis millones de críos, menores de cinco años, sucumben cada año de enflaquecimiento en el mundo, según una investigación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Más de 180 millones de criaturas, menores de 10 años, padecen hambre porque no tienen nada para alimentarse. Asimismo 177 millones de chiquillos sufren demora en su desarrollo a causa de la escualidez de sus mamás durante el embarazo y casi 8 millones de recién nacidos fallecen al año, debido a la aciaga salud y a la mala alimentación de la madre, al escaso cuidado durante el alumbramiento y a la negligencia en la atención del bebé. Y esta evidencia tiene lugar en unos países donde 15 millones de jovencitas entre 15 y 19 años dan a luz anualmente.

El análisis recalca que el planeta está lejos de obtener el propósito de la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996: rebajar a la mitad, para el año 2015, el total de chavales indigentes. Donde la alimentación es más difícil, un bebé tiene una perspectiva de vida de apenas 38 años, mientras que en los 24 estados más acaudalados esa perspectiva llega hasta más de 70 años.

Uno de cada siete chiquillos nacidos en los países más indigentes está sentenciado a morir antes de cumplir los cinco años. Al año agonizan más seis millones de niños. "La mayor parte de los niños mueren por carencia de alimentos y nutrientes esenciales, lo que les debilita, reduce su peso y acentúa su vulnerabilidad", asevera el estudio, y añade que "estos niños están expuestos a un riesgo muy alto de enfermedades infecciosas. Esta angustiosa carga de congoja y defunción sucede en muchos países de Hispanoamérica y el Caribe.

Clemente Ferrer

[email protected]