• Cualquier infracción de la prohibición será sancionada según la sharia.
  • Las últimas familias cristianas dejan Mosul.
  • Y mientras, Naciones Unidas estima que al menos 5.576 civiles han fallecido hasta junio por la acción del Estado Islámico de Irak y el Levante.
  • La ONU acusa al EIIL de ejecutar civiles, cometer actos de violencia sexual, secuestros y asesinatos selectivos.
Continúa la persecución a los cristianos en Irak. Los yihadistas del llamado Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL), que desde el pasado 9 de junio controlan Mosul y han proclamado el "califato islámico", han ordenado a los funcionarios públicos suspender cualquier disposición de ayuda alimentaria o de suministro de gas a los chiítas, a los kurdos y a los pocos cristianos que quedan en esa ciudad, informa la agencia vaticana Fides.

Según informe del funcionario local Fadel Younis, los representantes del califato islámico han anunciado que cualquier infracción de la prohibición será sancionada de acuerdo con las normas prescritas por la ley sharia, la ley religiosa musulmana aplicada al ámbito civil.

En la ciudad del norte de Irak, las casas abandonadas de los bautizados son "marcadas" con la primera letra de la palabra árabe Nazarat (cristiano). Práctica que recuerda mucho a la seguida por los nazis respecto a los judíos...

La situación es tan mala para los cristianos que las últimas familias cristianas aún presentes en Mosul están dejando la ciudad en dirección de Erbil, Dohuk y otras poblaciones del Kurdistán iraquí que se consideran zonas más seguras, informa Fides.

Y, a todo esto, Naciones Unidas ha estimado que al menos 5.576 civiles han fallecido y 11.665 por los actos violentos cometidos en Irak durante los primeros seis meses de 2014 marcados por la emergencia del Estado Islámico de Irak y el Levante, en un informe publicado este viernes.

Naciones Unidas acusa al Estado Islámico de Irak y el Levante de ejecutar civiles, cometer actos de violencia sexual, secuestros y asesinatos selectivos; y a las fuerzas del Gobierno de perpetrar "ejecuciones sumarias y extrajudiciales" a prisioneros y detenidos que podrían constituir crímenes de guerra.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]