• Forzado por los malos resultados y una deuda creciente, se prepara un capítulo de enajenaciones.
  • Reducir la deuda es otra de las prioridades.
  • Bankia tiene que retrasar su salida ante la caída de la cotización.
  • Pero los accionistas piden que se reduzcan los elevados gastos corporativos.

El presidente de INDRA, Javier Monzón (en la imagen) ha presentado unos resultados flojos correspondientes a los nueve primeros meses del año. La deuda aumenta y la facturación baja, y las cifras finales sólo se salvan por las nuevas compras realizadas en el extranjero.

Los socios van más allá: quieren que Monzón reduzca sus elevados gastos corporativos, Bankia, por ejemplo, primer accionista de INDRA, tiene que vender su participación pero no le apetece nada hacerlo a este pecio. Por tanto, lo que Goirigolzarri ha comunicado a Monzón es que acelere su proceso de desinversión: menos comprar empresas y más vender. Por ejemplo, Europraxis, cuanto antes.

Monzón ha encargado a un equipo de confianza que elabore esta lista de empresas listas para la venta. Y, como está el mercado, el asunto no es sencillo.

Eulogio López

[email protected]