• Eso sí, el Ceo de Hispasat, Carlos Espinós, tendrá el control total de la gestión.
  • El acuerdo entre el Gobierno y la empresa catalana, a punto de firmarse.
  • El Ejecutivo quiere quedarse con un 5%.
  • Si todo termina según lo previsto, el Ejecutivo vendería a Abertis el 20% de Hispasat al mismo precio que Telefónica más la prima de control.
  • Eutelsat, eso sí, puede retener hasta un 9% de lo vendido, con lo que su participación pasaría a ser del 45%.

Para entendernos, tras adquirir el paquete Telefónica, Abertis posee el 40% de Hispasat. Naturalmente, quiere el 51%, y eso lo obtendrá si el Estado (25% del capital a través de 3 ministerios) le vende al menos un 20%. ¿Por qué no todo Pues porque al Estado le gustaría quedarse con un 5%, por aquello de que Hispasat sigue siendo un constructor de satélites de Defensa. Pero también porque de ese 20% Eutelsat (propietario actual de  un 35% tiene derecho a un 9% de lo que venda el Estado. Conclusión: con un 11% para Abertis la concesionaria catalana tendría el 51%, control total.

En cuanto al precio, pues todavía no hay acuerdo pero la referencia clave es la reciente compra por Abertis de la participación de Telefónica en la satelital. En definitiva, por un 7,2% Abertis pagó 68 millones de euros. Hagan las cuentas y sumen hasta un 10% en concepto de prima de control y hallarán el precio que está pidiendo Cristóbal Montoro, titular de Hacienda, por el 20% del Estado.

¿Y quién mandará cuando se cierre el acuerdo Bueno, el hombre de Abertis en Hispasat, el Ceo de la compañía de satélites, Carlos Espinós, lo pasó mal con Petra Mateos, colocada por el PSOE, que pretendía ser la sal de todos los platos. Pero el entendimiento con Elena Pisonero (en la imagen) -nombrada por el PP- ha sido espléndido y hoy puede decirse que quien rige la empresa es Espinós. En otras palabras, Abertis no pone ninguna pega a que, cuando controle el 51%, Pisonero se queda como presidenta.

Además, la escasa resistencia del ministro de Defensa, Pedro Morenés, han quedado en nada, porque la entrada de Abertis -ya va para cinco años- supuso la reactivación de la inversión en la empresa que ahora cuenta con 10 satélites. Simplemente, los anteriores socios (AUNA, Telefónica, etc.) ya habían dejado claro que este no es su negocio. Abertis ha apretado el acelerador y eso le ha venido bien al Gobierno. Por tanto, menos interpretaciones políticas, como la realizada por El Mundo. Nada tiene que ver la cesión de Hispasat a Abertis con la cesión de Rajoy ante Artur Mas. Sencillamente, al Gobierno le conviene sacar un dinero y seguir contando con un constructor de satélites español.

Eulogio López

[email protected]