• Antonio Carrascosa apoyó la entrada del ex BBV como sustituto de Adolf Todó.
  • Se consolida el pre-proyecto de McKinsey: un Goiri que tutelará CX, aunque Pla tendrá todos los poderes.
  • Venía de poner orden en Cajasur, a cuenta de Kutxabank
  • El futuro directorio del holding de entidades nacionalizadas estará presidido por el FROB pero con el presidente de Bankia como hombre fuerte.
  • Así no habrá nada que discutir con Europa.
  • Total, que se impone el modelo Bankia: reciclar ejecutivos bancarios prejubilados.

El diario La Vanguardia adelantaba ayer que José Carlos Pla (en la imagen) sustituye a Adolf Todó como primer ejecutivo de Catalunya Caixa.

Decíamos ayer... que el primer borrador de proyecto de McKinsey y Nomura, las firmas contratadas por el Gobierno para elaborar un proyecto de Holding con las tres entidades nacionalizadas: Bankia, NCG Banco y Catalunya Banc. Un directorio presidido por el FROB podía ser el propio Antonio Carrascosa o el mismo Fernando Restoy y donde figuren los principales directivos de las tres entidades nacionalizadas. Ahora bien, en ese holding, Goirigolzarri tendría una labor de tutela, sólo eso, de las otras dos. Solo tutela: de esta forma, no habrá que renegociar con Europa ni el memorándum general de las tres entidades rescatadas ni los memoranda de cada una de ellas.

José Carlos Pla (en la imagen) tiene 62 años y es de la cantera del Banco de Comercio, filial del BB y BBV, que liderara Vicente Benedito. Nacido en Tortosa, comenzó su carrera en BB en Cataluña y terminó siendo director general del Comercio. Luego fue destinado a dirigir la filial peruana, el Continental, y terminó dirigiendo todo el entramado de fondos de pensiones y de inversión en Iberoamérica.

Llegó el salto a la otra franquicia del banco de FG, el Provincial de Venezuela. Allí topó con Hugo Chávez, quien acusó al Provincial de cobrar tipos abusivos y retuvo -que no detuvo- a Pla. Una humillación más a las empresas españolas por parte del bolivariano comandante.

Vuele a España y, tras un breve paso por Bodegas Faustino se incorpora al FROB para, ya dentro de Kutxabank, poner en orden la absorbida Cajasur. Terminada esta labor, el FROB le considera que es un tipo idóneo dentro de la política que se va imponiendo: la de recuperar a ejecutivos bancarios jubilados para reflotar bancos en crisis. Y es que lo de colocar a inspectores en el Banco de España no ha funcionado. Un inspector sabe diagnosticar el estado de una entidad, pero no dirigirla.

Pertenece, además, a la escuela BBV de donde han salido algunos de los máximos dirigentes de otros bancos como Sánchez Asiaín, Jaime Guardiola, etc.

Lo más importante: tras el fracaso de la subasta de Catalunya Banc, tanto las subastas como las adjudicaciones directas han quedado en el alero.

¿Primer reto de Pla en CX La reconversión laboral.

Eulogio López

[email protected]