Florentino Pérez es el vivo ejemplo de la economía apalancada que tanto nos ha costado, sobre todo tanto paro.

El  apalancado compra con deuda y cuando se vea forzado a pagar vende activos de lo comprado, como ha hecho con Pérez con Abertis, o vende Unión Fenosa a Gas Natural, como hizo en el pasado. Todo es comprar para vender.

Ahora pretende comprar Iberdrola y para ello se ha endeudado hasta las cejas. Su participación en la eléctrica vale 7.000 millones pero ACS debe 11.000 millones y continúa endeudándose. Si consiguiera vencer a Galán, se vería obligado a vender Iberdrola, entera o por partes.

Como todo apalancado, Florentino no es un empresario, es un depredador. No hace empresa, hace negocios.

Esta crisis es una crisis de deuda. La han provocado la especulación financiera y el apalancamiento. Está claro que sobran Florentinos. Por donde pasa no vuelve a crecer la hierba.

Eulogio López

[email protected]