• El comprador de la filial francesa, Eurosic, pagará 559 millones de euros, lo que supone una minusvalía de 82 millones de euros para la inmobiliaria.
  • El grupo que preside Ignacio Bayón comprará edificios en España para centrarse en el negocio de alquiler de oficinas y centros comerciales.
  • José Ignacio Goirigolzarri (Bankia) y Esther Alcocer Koplowitz (FCC) quieren deshacerse de su participación en la inmobiliaria durante este año.
  • Realia perdió 7,6 millones de euros durante el primer trimestre frente a los 10,7 millones perdidos un año antes.
  • Y los ingresos aumentaron un 11,1%, hasta los 54,2 millones de euros, de los que el 71% los aportó el negocio de alquileres.

Los dos accionistas de referencia de Realia son FCC (34%) y Bankia (25%) y los dos quieren desprenderse de sus participaciones antes de que termine este año. El primero, FCC, como parte del plan estratégico diseñado por su consejero delegado, Juan Béjar, que consiste en centrarse en los negocios de residuos y agua. El segundo, Bankia, por imperativo de Bruselas tras el rescate bancario.

La venta del 58,95% de SIIC de París que ha anunciado Realia este martes hay que enmarcarla en este contexto. El comprador, el grupo patrimonialista francés Eurosic, pagará 22 euros por acción, esto es, con una prima del 14,6% sobre el precio de cierre del viernes. En otras palabras, Realia ingresará 559 millones de euros, es decir, se anotará una minusvalía de 82 millones de euros respecto a su valor contable, que asciende a 641 millones de euros. En cualquier caso, la compañía invertirá ese dinero en edificios en España con el objetivo de centrar su estrategia en el negocio de alquileres de oficinas y de centros comerciales.

Pero más significativa es la reducción de la deuda. A 31 de marzo pasado, la deuda financiera neta total de la inmobiliaria ascendía a 2.109 millones de euros. Ahora, con la venta de la filial francesa, la deuda se reducirá casi la mitad, en 1.033 millones de euros, hasta los 1.076 millones. Sin duda, un paso decisivo para facilitar la llegada de ofertas que esperan recibir antes de septiembre tanto Esther Alcocer Koplowitz como José Ignacio Goirigolzarri.

El grupo que preside Ignacio Bayón (en la imagen) perdió 7,6 millones de euros durante el primer trimestre del año, frente a las pérdidas de 10,7 millones registradas en 2013. Asimismo, la evolución de los ingresos fue positiva: aumentaron un 11,1% hasta los 54,2 millones de euros, de los que el 71% los aportó el negocio de alquileres, precisamente el negocio en el que pretende centrar su estrategia de futuro.

Pablo Ferrer

[email protected]