El mundo es materia, titula el físico Antonio Ruiz de Elvira, en El Mundo, en un artículo donde no trata de defender el materialismo sino de negar a Dios, que es mucho más práctico.

Asegura don Antonio que la Iglesia católica "se alboroza" por el descubrimiento, pero lo hace "sin aportar prueba alguna" sobre el hecho de que el Boson de Higgs haya sido creado por Dios. La verdad es que a la Iglesia le importa más bien poco si el bosón lo creó Dios, algo imposible para Ruiz de Elvira, que emplea un argumento definitivo: "Dios no puede crear algo que dura una billonésima de billonésima de segundo, que es lo que dura". Natural don Antonio: ¿Quién se ha creído que es ese Dios para farolear de algo así? ¿Sólo por haber creado el tiempo y el espacio? Fruslerías.

Pero don Antonio sí que demuestra que no existe otra cosa que materia. La parte fundamental de nuestro científico es la siguiente: "Según el modelo estándar la masa la crea el higgs. Puesto que el higgs tiene masa y la masa la crea el propio bosón, el higgs se crea a sí mismo". Esto es formidable y nos lleva al viejo enigma de si fue antes el huevo o la gallina. Ahora tenemos un huevo. O quizás se trate de la gallina, que se crea a sí mismo, y luego viene la gallina, y luego el huevo y, así, hasta llegar a Antonio Ruiz de Elvira, mismamente.

Para ratificar su argumento, don Antonio asegura que la definición más antigua de los dioses (de los dioses no, profe, del Dios cristiano, el Dios de Moisés) es "Yo soy el que soy", que nuestro físico explica al modo académico como "yo me defino a mí mismo".

No hombre no, no es que se defina a sí mismo, es que está diciendo que Él es quien posee la existencia, que Él es la existencia misma. Un tal Aristóteles –un segundón sin título universitario- y que encima no era cristiano, aseguraba que la única forma de explicar la creación, dado que todo lo creado recibía la existencia de algo anterior, era llega a una causa primera, que era la existencia misma, a la que llamamos Dios. Pero Ruiz de Elvira le ha enmendado plenamente al puñetero griego: resulta que el tal bosón se crea a sí mismo. Y átenme esa mosca por el rabo.

Esta clarísimo, el bosón de Higgs es Dios y lo ha descubierto el CERN (Investigación europea para la Investigación Nuclear", que, al igual que el Bosón, se ha creado a sí mismo aunque con ayuda de alguna subvención, imagino.

La Iglesia no exige tanta credulidad y su fe no sólo es mucho más racional sino incluso mucho más razonable.

Por cierto, ¿qué parte de la materia del señor Ruiz de Elvira ha escrito tan soberano artículo? Porque lo malo de negar la existencia de Dios es que también niegas la existencia del espíritu humano. Si todo es materia, donde queda, por ejemplo, la libertad del hombre.

O como aseguran en Religión en Libertad, si el bosón está ahí es "porque alguien lo ha puesto".

Eulogio Lopez

[email protected]