"Las acciones adoptadas para combatir la crisis de la deuda soberana han sido especialmente favorables para facilitar su permanencia en la UE sin necesidad de solicitar un rescate", asegura el organismoEl Banco de España realiza en su último boletín económico un análisis de la influencia de la acción del BCE sobre la economía española en sus quince años de existencia.

Pues bien, según la institución que dirige Luis María Linde, "las acciones adoptadas por el BCE para combatir la crisis de la deuda soberana y asegurar la supervivencia han sido especialmente favorables para evitar el ahogo financiero de la economía española y facilitar su permanencia en la UEM sin necesidad de solicitar un rescate, aunque la capacidad de actuación del BCE es limitada y la resolución de los problemas de fondo depende en última instancia del fortalecimiento del marco institucional de la propia UEM y de la capacidad de la política económica nacional para encauzar los desequilibrios y establecer las bases de una nueva senda de crecimiento".

No obstante, avisa, el organismo, "quedan pendientes muchos problemas por resolver; entre ellos, el restablecimiento de una transmisión homogénea de la política monetaria y la superación de los cortocircuitos que se vienen produciendo entre el riesgo soberano y el riesgo bancario.

Ambas cuestiones son fundamentales para el normal funcionamiento del flujo de crédito a empresas y familias cuando se vaya asentando la recuperación, y para ambas cuestiones resulta fundamental el buen fin del ambicioso proyecto de la Unión Bancaria, en la que el BCE tiene que desempeñar un papel clave, pero en la que, de nuevo, su capacidad de actuación es limitada, ya que no puede suplir la necesaria contribución fiscal de los países miembros, que todavía está pendiente de definir".

Andrés Velázquez
[email protected]