El ministro de Agricultura no concreta para no cabrear a aragoneses, murcianos y manchegos

 

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha anunciado este miércoles que va a abordar un nuevo Plan Hidrológico Nacional, con el objetivo primordial de garantizar de manera solidaria el suministro de agua en calidad y cantidad suficiente, especialmente en las zonas que más lo necesitan.

Cañete ha puesto en tela de juicio la eficacia  y la rentabilidad de las costosas plantas desalinizadoras utilizadas por el Gobierno socialista, y ha evitado concretar datos sobre la política de trasvases para no irritar a los Presidentes de las Comunidades Autónomas de Castilla-La Mancha, Aragón y Murcia. El ministro ha manifestado que revisará todos los planes de demarcación hidrográfica y que, en coordinación con la Confederaciones Hidrográficas y con las Sociedades de Agua, potenciará la reutilización y depuración del agua.

Además, ha denunciado el incumplimiento de las directivas europeas en materia de agua, y ha señalado que nuestro país es el más retrasado en el cumplimiento de la Directiva Marco de Agua.

También ha manifestado que llevará a cabo una reforma de la Ley de Costas, con el fin de  compatibilizar la protección del litoral con el desarrollo de actividades económicas no perjudiciales… se trata de mejorar la seguridad jurídica de los titulares de derechos de costa, fomentar una adecuada ordenación de la actividad económica y poner en valor económico aquellas zonas ya degradadas y sin valor ambiental. Lo de las zonas ya degradadas y sin valor ambiental no va a ser visto con buenos ojos por los grupos ecologistas, que siempre se han mostrado contrarios a modificar  la Ley de Costas. Concretamente, en zonas como la región de Murcia, tendrá repercusiones muy claras, sobre todo en los proyectos para urbanizar Marina de Cope y para construir el puerto de contenedores de El Gorguel.

Andrés Velázquez
[email protected]