El presidente de la FED quiere que el Viejo Continente crezca para que compre a EEUUTras las advertencias -o consejos- del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, a los países europeos altamente endeudados para que no se pasen con las medidas de austeridad, puesto que esta "mata al crecimiento", hoy le ha secundado el también norteamericano presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

En su opinión, es necesario adoptar medidas para estimular el crecimiento y la competitividad en Europa: "Aunque se han registrado progresos, es necesario hacer más. La completa resolución de la crisis requiere de un mayor fortalecimiento de la banca europea y de una significativa expansión de los cortafuegos financieros para prevenir el contagio de la crisis de deuda soberana, así como de esfuerzos continuados para aumentar el crecimiento económico y la competitividad y reducir los desequilibrios exteriores en los países con problemas".

Aunque en esto de la economía pocas veces hay desinterés, pues Bernanke ha dado a entender que a EEUU le conviene que Europa siga creciendo por el bien de las empresas y la economía estadounidense; y por el bien de sus entidades financieras: "En particular, si la situación en Europa experimentara un severo empeoramiento, el sector financiero estadounidense probablemente no sólo tendría que hacer frente a los problemas derivados de su exposición directa a Europa, sino también con otros amplios movimientos del mercado, incluyendo descensos en el precio de las acciones, incrementos del coste del crédito y una menor disponibilidad de financiación".

Lo dicho: nada es gratis y Bernanke mira por sus intereses. Pero en algo tiene razón: en que el excesivo ajuste y austeridad puede provocar la asfixia de Europa, y también de España.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]