La petrolera anglo-holandesa obtiene unos ingresos de 41.999 millones de euros (-26%). Shell no se ha librado de la debilidad de los precios del crudo que ha lastrado sus resultados del primer trimestre. En concreto, su beneficio neto se ha desplomado un 89%, hasta los 418 millones de euros, a años luz de los 3.831 millones de hace un año. La petrolera anglo-holandesa ha obtenido unos ingresos de 41.999 millones (-26%). Mientras, la cifra de adquisiciones también ha bajado, concretamente a 28.792 millones (-29,8%), entre las que destaca la compra de su rival BG Group. El Ceo de la petrolera más grande de Europa, Ben van Beurden, ha afirmado que los resultados son "fuertes", a pesar de la debilidad de los precios del petróleo. Un contexto para el que, si es necesario, se tomarán adicionales de reducción de costes. Cristina Martín [email protected]