Ernst & Young será su auditor hasta 2018, una labor que ya no hará en Telefónica. Hace un mes, Duro Felguera presentó sus resultados de 2015, en los cuales reflejaba que iba de mal en peor, con unas pérdidas de 68,9 millones de euros. Pues bien, este jueves, parece que empiezan a llegar consecuencias de la mala situación: la empresa de ingeniería prevé suspender el dividendo este año por el arbitraje de dos proyectos. Así, lo ha comunicado a la CNMV, aludiendo a una prudente política de tesorería. Y es que tiene disputas en dos grandes proyectos (Central de Vuelta de Obligado, en Argentina, y Roy Hill, en Australia) por 150 y 130 millones, respectivamente, en función del contravalor por el cambio de moneda, sometidas a arbitraje. Asimismo, Duro Felguera ha informado que prevé una contratación de entre 700 y 800 millones, pues analiza proyectos valorados en 10.000 millones. Además, destaca que la línea de energía, junto a las ofertas en generación convencional térmica, también impulsará su oferta comercial de generación con energías renovables. Paralelamente, en otro hecho relevante, la compañía que preside Ángel Antonio del Valle ha informado de que en la Junta General de Accionistas del 21 de abril, propondrá nombrar a Ernst & Young como auditor para los ejercicios 2016, 2017 y 2018. Al hilo de esto, recuerden que E&Y ya no auditará a Telefónica, sino que lo hará Price (PwC) o Deloitte. Cristina Martín [email protected]