• Eso sí, lo del banco malo para la largo: tiene 11.764 millones de euros en activos inmobiliarios y en 2015 vendió 816 millones.
  • Al menos, si lo vende al menudeo bienvenido sea, pues evita que los fondos se lucren.
  • Además, es el primer año que vende más suelo que viviendas (vender suelo es más difícil).
  • Se supone que tiene hasta 2027 para colocar todo el stock.
  • Al final, la SAREB registró un beneficio neto de 330.000 euros, frente a las pérdidas de 804 millones de 2014.
Lo de la SAREB para largo. Según las cuentas de 2015 publicadas este jueves, el banco malo tiene activos inmobiliarios por 11.764 millones de euros y en 2015 vendió 816 millones. A este ritmo necesitaría 14,4 años para deshacerse de todos los activos inmobiliarios y, en principio, sólo tiene 12 (hasta 2027). Pero tranquilos, porque 2015 fue un año especial desde el punto de vista operativo. Entraron en fucionamiento los cuatro servicers encargados de la gestión de los activos. El trasvase de 4 millones de documentos y más de 350.000 llaves a Altamira Asset Management, a Haya Real Estate, a Servihabitat y a Solvia ha ralentizado las ventas. Para que se hagan una idea, en 2014 la SAREB vendió 15.298 inmuebles, frente a los 11.256 de 2015. En cualquier caso, estamos ante la estrategia impuesta por Jaime Echegoyen (en la imagen), que prima la venta al menudeo sobre la colocación de grandes paquetes a los fondos buitre, que fue la nota predominante durante la etapa de Belén Romana. En otras palabras, el presidente actual ha implantado la sensatez tras la locura inicial. Además, 2015 fue el primer año en el que el suelo se colocó en el primer puesto por ingresos por venta de inmuebles, con el 44% del total, por delante de las ventas residenciales, que se quedaron en el 42%. Tiene mérito porque vender suelo es más difícil que vender viviendas. Los activos industriales y logísticos aportaron el 14% restante. Al final, la SAREB registró, en 2015, un beneficio neto de 330.000 euros, frente a las pérdidas de 804 millones de un año antes. En sus tres años de actividad, el banco malo ha reducido su cartera un 15%, ha generado Ingresos de 12.801 millones de euros y ha amortizado 7.300 millones de la deuda emitida, de los que 2.051 corresponden a 2015. Pablo Ferrer [email protected]