• Lo cual es significativo, ya que Villar Mir está buscando su sucesor.
  • Concretamente, después de reducirle sus atribuciones en el Grupo.
  • Definitivamente, Piqué debe abandonar su sueño de suceder a Villar Mir al frente del holding.
  • Eso sí, siempre le quedará la posibilidad de ser presidente del Gobierno.
  • Por lo demás, la sucesión, según lo previsto: el Grupo se dividirá en dos: la propiedad y la gestión.
Resulta cuanto menos llamativo que un jefe cobre menos que un subordinado. Y si la diferencia es muy grande, la cosa se vuelve sospechosa. Es lo que sucede en OHL. Según el informe remitido a la CNMV, el vicepresidente y consejero delegado, Josep Piqué (en la imagen, junto a Villar Mir) ganó 996.000 euros en 2015, frente a los 1,9 millones de euros que cobró Juan Luis Osuna, consejero delegado de la filial OHL Concesiones hasta el viernes pasado, cuando fue nombrado presidente de OHL México, en sustitución de José Andrés de Oteyza. Me dirán que eso ya ocurrió en 2014 y es verdad, pero entonces la diferencia no fue de casi un millón de euros, sino de 500.000. Lo normal -si es que es normal- hubiera sido, en todo caso, que se hubiera mantenido ese 'gap' o que se hubiera estrechado. En ningún caso, aumentarlo el doble, aunque la diferencia radique en los 1,4 millones de variable que cobró Osuna, frente a los 500.000 que percibió Piqué por este mismo concepto. Estarán conmigo, además, que no es muy normal que el fijo del vicepresidente y consejero delegado de todo el grupo (496.000 euros) sea inferior al del Ceo de Concesiones (499.000). Lo cierto es que Villar Mir ya está buscando sustituto de Piqué. Como adelantó Hispanidad, el patriarca decidió, en octubre de 2015, prescindir del ex ministro de Aznar: no había cumplido con las expectativas, sobre todo en lo referente al aumento del negocio en Iberoamérica. En el último momento, sin embargo, Piqué logró prorrogar su mandato un año más, hasta el verano de 2016. Durante estos meses, sin embargo, la situación de Piqué en el Grupo no sólo no ha mejorado sino que ha empeorado notablemente. Y es que el primogénito, Juan Villar-Mir de Fuentes, no le perdona que se dedicara a desacreditarle ante terceros, asegurando que no era apto para suceder a su padre al frente del Grupo. Los hermanos tampoco le perdonan que no defendiera a la familia en los momentos más comprometidos y que, en cambio, se dedicara a azuzar los escándalos que afectaban al cuñado, Javier López Madrid. La pérdida de confianza en Piqué se concretó en su salida, en marzo de este año, como consejero del Grupo Villar Mir, la matriz de OHL. En otras palabras, el ex presidente de Vueling ha perdido toda esperanza de ver cumplido su sueño: suceder a Juan Miguel Villar Mir al frente del holding. Eso sí, siempre le quedará la opción de ser presidente del Gobierno. Se lo propuso a Albert Rivera (Ciudadanos) y no descarten que lo vuelva a hacer tras el 26-J, sin las urnas no arrojan diferencias significativas. Por lo demás, el plan sucesorio continúa según lo previsto: separar la propiedad de la gestión. Al frente de la primera, de la sociedad patrimonial, como se plasmó en la presentación de resultados de 2015, estará Juan Villar-Mir de Fuentes, mientras que el día a día de la gestión de cada compañía estará a cargo de profesionales cualificados. Pablo Ferrer [email protected]