• El último en hacerlo, Ibercaja, que ha colocado 53.000 créditos fallidos y que acumulaban una deuda de 334 millones.
  • Por cierto, Ibercaja no ha ganado 13,8 millones con la operación.
  • Roldán (AEB): "Los riesgos de la próxima crisis vendrán, precisamente, por la banca en la sombra".
Es una práctica común a todas las entidades pero no por ello deja de ser significativa. Hablamos de la venta de carteras de créditos fallidos a fondos de capital riesgo. Es decir, del negocio tradicional de los bancos que no es otro que prestar dinero y recuperarlo con intereses. Ahora, sin embargo, las entidades se deshacen de sus créditos problemáticos en cuanto tienen ocasión. Por ejemplo, Ibercaja, que ha colocado 53.000 créditos fallidos que acumulaban una deuda de 334 millones de euros. La entidad explica en la nota remitida este miércoles que la operación, llamada Servet, "se enmarca en el objetivo del Plan Estratégico 2015-2017 de reducir la exposición de la Entidad a activos en situación irregular". Desde 2015 hasta septiembre de este año, Ibercaja ha reducido su cartera de activos irregulares en 1.496 millones de euros, esto es, el 25,8% del total. Por cierto, el banco que dirige Víctor Iglesias (en la imagen) no ha ganado 13,8 millones de euros. Dicho de un modo rústico y aunque la contabilidad es una ciencia exacta -dice exactamente lo que uno quiere que diga-, lo cierto es que en este tipo de operaciones no se debería hablar de plusvalías ni de ganancias. Ibercaja ya había provisionado el 100% de estos créditos, es decir, ya había asumido las pérdidas millonarias. Que ahora obtenga 13,8 millones es una buena noticia, sin duda, pero no se debería olvidar todo lo que ha perdido antes. En cualquier caso, la banca se sirve de los fondos de capital riesgo para colocar sus préstamos fallidos y, al mismo tiempo, se queja de la banca en la sombra. El último en hacerlo fue el presidente de la patronal bancaria, José María Roldán: "Los riesgos de la próxima crisis vendrán, precisamente, por la banca en la sombra", aseguró durante el 13º Encuentro del Sector Bancario organizado por el IESE y EY. Pablo Ferrer [email protected]