• Los ministros de Justicia de los 28 Estados miembros aprueban la norma que reforzará la protección de datos personales, tras tres años de debates.
  • Sustituirá a las leyes nacionales actualmente vigentes, permitiendo un ahorro de 2.000 millones al año en cargas burocráticas.
  • Su incumplimiento conllevará para las empresas multas de hasta el 2% de su volumen de negocio o bien de un millón de euros.
Este lunes la Unión Europea (UE) ha dado un paso al frente plantando cara empresas como Google y Facebook, entre otras, con el reconocimiento del derecho al olvido de los usuarios en Internet. Así, sigue los pasos que dio el año pasado el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE), obligando al 'megabuscador' a retirar los resultados de búsquedas a petición del usuario, si las webs enlazadas tenían datos personales suyos. En concreto, el Consejo de Justicia y Asuntos de Interior se reúne los días 15 y 16. En el orden del día, los ministros de Justicia de los 28 Estados miembros han alcanzado un enfoque general sobre la normativa de protección de datos generales que establece normas adaptadas a la era digital. De esta manera, reforzarán la protección de datos de los ciudadanos y aumentarán las oportunidades de negocio en el mercado único digital. El ministro de Justicia de Letonia, Dzintars Rasna?s, ha afirmado que "hoy hemos dado un gran paso" y "estoy muy contento de que después de más de tres años de negociaciones por fin hemos encontrado un compromiso sobre el texto". La nueva normativa "reforzará los derechos individuales de los ciudadanos y garantizará un alto nivel de protección", ha añadido. Por su parte, su homólogo luxemburgués, Felix Braz, ha subrayado que tienen "la firme intención de concluir" dicha reforma "a finales de este año". El hecho de que los ministros de Justicia hayan logrado un enfoque general supone que el Consejo tiene un acuerdo político sobre la base de la normativa. Pero ahora tienen que empezar las negociaciones con el Parlamento Europeo (PE) para alcanzar un acuerdo global sobre la misma. Parece que el asunto corre prisa, pues el primer diálogo a tres bandas con la Eurocámara que preside Martin Schulz tendrá lugar el 24 de junio. La nueva normativa referida a la protección de datos sustituirá a las 28 leyes nacionales actualmente vigentes. Una simplificación que es altamente positiva, pues permitirá un ahorro de 2.000 millones de euros al año en cargas burocráticas. Dicha norma se aplicará tanto a las empresas europeas como a las extracomunitarias (Google, Facebook, entre ellas), que ofrezcan sus servicios a los ciudadanos europeos. Pero estas compañías sólo podrán procesar información personal del usuario si tienen su "consentimiento inequívoco", el cual podrán retirar en cualquier momento. Entre otros aspectos, los responsables del tratamiento de datos deberán ser más transparentes acerca de cómo usan los datos personales de los usuarios, por ejemplo, informando de su política de privacidad con un lenguaje claro y sencillo. También permitirán el derecho a la supresión de dichos datos, por lo tanto el olvido, sin ninguna demora en el caso de los menores. Es de destacar que si incumplen la normativa, las compañías tendrán que enfrentar multas de hasta el 2% de su volumen de negocio anual o bien de un millón de euros. Los encargados de aplicar la nueva norma serán las autoridades de protección de datos y los tribunales. Conviene señalar que generalmente prevalece la protección de datos, salvo que el usuario tenga relevancia pública y el acceso a la información quede justificado por el interés público. Es decir, que el derecho al olvido podría verse limitado, ocasionalmente en pro del derecho a la información. Cristina Martín [email protected]