• Le advierte que tendrá "consecuencias negativas". En aquellas matanzas, durante la Primera Guerra Mundial, murieron entre 800.000 y 1,5 millones de cristianos armenios por el imperio otomano (musulmán).
  • Los dos socios de la gran coalición -democristianos y socialdemócratas- están a favor de reconocer ese hecho histórico, así como la responsabilidad alemana en ellos.
  • Pues en 1915 el Káiser era aliado del imperio otomano.
  • Pero Erdogan no está dispuesto a reconocer el primer genocidio de la historia moderna, perpetrado por musulmanes contra cristianos, no por turcos laicos contra armenios separatistas.
El Gobierno turco que preside Erdogan (en la imagen) ha advertido que si los diputados alemanes aprueban este jueves la resolución que reconoce como genocidio las masacres de armenios por el imperio otomano, habrá consecuencias. Los dos socios de la gran coalición -democristianos y socialdemócratas- están a favor de reconocer ese hecho histórico, así como la responsabilidad alemana en ellos, ya que en 1915 el Káiser era aliado del imperio otomano, informa Reuters. El profesor turco Sefik Bahadur, que trabaja en Alemania, ha señalado: "Estos diputados, que no saben nada de nada, van a tomar una decisión puramente política que pesará durante generaciones. Nuestros hijos o sobrinos tendrán que arrastrar la carga del genocidio. La decisión debería tomarla un tribunal internacional designado especialmente para ello". Por su parte, Ilias Uyar, de la campaña 'Reconocimiento Ya', afirmaba: "Los imperios alemán y otomano fueron aliados de guerra y por eso el actual Gobierno de Alemania tiene una cierta responsabilidad porque el imperio alemán de la época ayudó e incitó a ese genocidio. Por eso es importante que la Alemania de hoy en día reconozca el genocidio". Se estima que en aquellas matanzas durante la Primera Guerra Mundial murieron entre 800.000 y 1,5 millones de cristianos armenios. Turquía se limita a "lamentar" las matanzas y deportaciones, pero no las reconoce como genocidio. La posición armenia es que Berlín debería hacer un mea culpa histórico y reconocer los hechos, como ya lo han hecho otros países europeos. Pero el presidente turco Erdogan no está dispuesto a reconocer el primer genocidio de la historia moderna, perpetrado por musulmanes contra cristianos, no por turcos laicos contra armenios separatistas. Y encima amenaza a Alemania si lo hace. Eso es lo que se llama un tipo humilde. José Ángel Gutiérrez [email protected]