• En las grandes urbes ganó Hillary, pero en las pequeñas ciudades y el mundo rural venció Trump.
  • Así, puede verse en el mapa de los resultados electorales por condados.
  • El candidato republicano perdió en ciudades de más de un millón de habitantes, pero es el nuevo presidente de EEUU.
  • Mientras, la demócrata triunfó en la costa este de California y en la frontera con México de Texas, Arizona y Florida.
Casi diez días después de la victoria de Donald Trump en las elecciones USA, algunos aún no se han recuperado de la sorpresa. Muchos explicaron el triunfo refiriéndose al conocido como 'cinturón de la Biblia', una 'pequeña' zona del interior profundo y rural, pero el mapa de los resultados por condados (en la imagen) refleja todo lo contrario: lo grande que es el 'cinturón de la Biblia'. Y es que en las grandes urbes ganó Hillary Clinton, mientras que en las pequeñas ciudades y el mundo rural venció Donald Trump. El mapa por condados es mucho más clarificador que el de los estados, que se puede resumir a grandes rasgos en: las costas para la demócrata y el interior para el republicano, con algunas excepciones (Colorado, Nuevo México, Minnesota e Illinois). Volviendo al mapa por condados, que refleja lo grande que es el 'cinturón de la Biblia', hay que señalar que Trump perdió en las ciudades que tienen más de un millón de habitantes, pero eso no le ha impedido convertirse en el nuevo presidente de EEUU. De hecho, venció en las pequeñas ciudades y en la América rural, y sólo logró anotarse victoria en nueve capitales estatales. Mientras, Hillary triunfó en la costa este de California y en la frontera con México de tres estados (Texas, Arizona y Florida). Por ejemplo, ganó en la ciudad de Miami, donde vive un elevado número de hispanos. El mapa de los resultados por condados supone, por tanto, una muestra más de que las previsiones no se han cumplido. Recuerden que en las elecciones USA, las encuestas metieron la pata, aunque Los Simpsons acertaron. Además, se rompió más de un tópico: las mujeres no votaron en masa por Hillary (la apoyaron el 54%, pero un 42% se puso del lado de Trump) y los afroamericanos e hispanos no se decantaron tanto por ella como lo hicieron con Barack Obama hace cuatro años (88% y 65%, respectivamente). Cristina Martín [email protected]