• El Departamento del Tesoro de EEUU anunció que de la lista salen 28 empresas que podrán hacer transacciones financieras o tener negocios comerciales con su vecino del norte.
  • Por su parte, la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini busca acelerar un acuerdo político con Raúl Castro que derogue la 'Posición Común'.
  • Pero los derechos humanos siguen siendo pisoteados en la isla.
Parece que la dictadura cubana vive días de 'vino y rosas' en sus relaciones internacionales. Después de unos 50 años de aislamiento, por su comunismo exacerbado, últimamente se está abriendo al mundo y el mundo se está abriendo a Cuba. Bienvenido sea si es en beneficio de los sufridos cubanos. Pero hay que recordar que siguen padeciendo una feroz dictadura.

El caso es que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció que ha sacado a docenas de compañías de Cuba de la "lista negra" de empresas y personas relacionadas con dinero procedente del narcotráfico o con vínculos con el terrorismo, explica Efe.

Entre las empresas se encuentran operadores turísticos como la agencia de viajes Guama, líneas de cruceros como Caribbean Happy Lines y varias embarcaciones que navegan con bandera chipriota. También hay empresas pesqueras como Pescados y Mariscos de Panamá o empresas navales como Taller de Reparaciones Navales y Abastecedora Naval.

La consecuencia de salir de la lista negra es que las empresas y las personas pueden hacer transacciones financieras o tener negocios comerciales con Estados Unidos y los estadounideneses también pueden hacer negocios con ellos.

Y con el inicio de negociaciones para restablecer relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU, algunos de los miembros de la Unión Europea comenzaron a pedir también la normalización de las relaciones.

Por eso, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, la italiana Federica Mogherini, fue recibida por el presidente Raúl Castro en Cuba, donde llegó para tratar de acelerar un acuerdo político. La UE y Cuba abrieron en abril de 2014 una negociación política para intentar firmar un acuerdo bilateral, después de años de frías relaciones entre La Habana y Bruselas. Ambas partes celebraron a comienzos de mes su tercera ronda de conversaciones en la capital cubana.

Mogherini recordó que hay temas en que las partes no coinciden, pero aseguró que también pueden ser objetos de conversaciones. El diálogo debe versar en próximos encuentros también sobre temas más espinosos como la situación de los derechos humanos en la isla socialista.

Hasta ahora, la UE basa sus relaciones con Cuba en la llamada 'Posición Común' desde hace casi 20 años, un paquete de restricciones impulsadas por el entonces presidente español, José María Aznar.

La Posición Común condiciona los avances bilaterales respeto a los derechos humanos en la isla y al desarrollo de libertades políticas. Lo cual no está mal, todo hay que decirlo, pues -insistimos- los cubanos padecen una atroz dictadura. Y no está mal que desde fuera se les puede ayudar a acabar al menos con la represión que sufren.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]