• Oficialmente no, claro está, pero las condiciones que impone a los países que optan por esa energía la hacen inviable.
  • Al tiempo, se apoya en las carísimas energías renovables. Eso sí, que pague cada país.
  • Y eso que la respuesta a la pobreza energética es la energía nuclear.
  • Problemas fiscales del comisario: pregunten a mi suegra.
  • Y también defiende su actuación en el caso Acuamed.
Comisario de energía de la Unión Europea, el único español con cierta relevancia en Bruselas, Miguel Arias Cañete (en la imagen). Pasó por Santander, seminario de la APIE en la Menéndez Pelayo, para asegurar que, tras la crisis, la macroeconomía vuelve a estar de moda. Al parecer, no lo sabíamos todo sobre ella: es ciencia gaya y también abstrusa. Cañete, del PP, tiene el buen gusto de citar la obra Falsa Bonanza, del socialista Miguel Sebastián. Recuerda la importancia de la balanza de pagos, de exportar, es decir, crear puestos de trabajo en España y vender fuera y recuerda el error de no introducir la balanza de pagos entre los criterios de convergencia. El otro parámetro ignorado. Recuerda Cañete lo que recordaba Sebastián: el fortísimo incremento de la deuda privada (384% del PIB en 2008). Sí, una sociedad acostumbrada a vivir bien a costa del dinero de los demás, de la deuda, pero esa sociedad, se le olvida decir, se desapalancó a toda velocidad, cosa que no ha hecho el Gobierno del PP con la deuda pública. Y, por fin, entró en energía, su tema, su asunto, su competencia. Asegura Cañete, a preguntas de Hispanidad que la Unión Europea no quiere acabar con la energía nuclear. Incluso cita a tres países que quieren ir por ese camino: Francia, Hungría y Finlandia. Pero, al mismo tiempo, Bruselas, siempre modesta, se lo pone difícil a los países que quieran seguir con la nuclear "porque ellos dirigen la política de seguridad", y no sólo eso, sino que nos asegura que las renovables, las carísimas renovables, son el futuro. Y que hay que reducir el calentamiento del planeta y que, además, existe un plan de renovables y también hay que descarbonizar la economía y, si haces energía nuclear, tienes que tener su almacén de residuos. Total, que a todo el mundo se le pasarán las ganas de invertir en la verdadera energía de los pobres que, además, no contribuye al calentamiento global. Hay mucha hipocresía a la hora de cercenar la energía nuclear en beneficio del molinillo y plantas fotovoltaicas que, por cierto, ensucian bastante el planeta, sobre todo la segunda. Y, naturalmente la energía verde continúa viviendo de subvenciones. En cualquier caso, Bruselas se nos ha vuelto verde y así aumentará, no la pobreza energética, sino la pobreza en su totalidad manifiesta. Escándalos. Sobre las cuentas opacas de su señora esposa la culpa es de la suegra. Sí, no es coña: Cañete asegura que se casó con separación de bienes y que nada tiene que ver con la fiscalidad de su familia política. ¿Y del caso Acuamed? Nada de nada. Él consultó a la abogacía del Estado. ¿Eso es suficiente? Pero no pasa nada, porque el único algo cargo que dimitió está a las órdenes de Soraya Sáenz de Santamaría. Eulogio López [email protected]